Redacción BLesLos funcionarios demócratas de Portland aprobaron esta semana una partida extraordinaria de unos 6 millones en fondos para combatir la creciente violencia, pero para sorpresa de muchos, nada del dinero irá destinado al departamento de policía de la ciudad.

Frente a más de 250 tiroteos desarrollados en Portland desde principios de 2021, un aumento importante en comparación con los 111 tiroteos en los primeros meses de 2020, el jefe de policía de Portland, Chuck Lovell, advierte sobre lo crucial que es detener la violencia:

“Sabemos que este trabajo es importante”, dijo a medios locales. “Es uno de los trabajos más importantes que hacemos porque realmente impacta en la vida y la seguridad de las personas todos los días”.

Sin embargo, ese trabajo no parece ser reconocido por las autoridades demócratas locales quienes constantemente vienen poniendo trabas en su labor y cuando tienen la posibilidad de invertir un fondo extra como los 6 millones que acaban de anunciar, nada de eso es otorgado a la policía. 

El miércoles, el distrito de Portland aprobó por unanimidad un plan de 6 millones de dólares destinado a abordar el aumento de la violencia armada en la ciudad. Ni un centavo de ese dinero irá a la Oficina de Policía de Portland. 

Como parte de una medida populista e ineficiente, de los 6 millones se destinarán 4,1 millones de dólares a grupos comunitarios que trabajen en los barrios más afectados por los disparos, los cuales no tienen mínima experiencia en seguridad ni mucho menos portarán armas para intentar detener a los delincuentes.

Le recomendamos:

Otros 1,4 millones de dólares se destinarán a la contratación de dos docenas de agentes vigilancia quienes patrullarán a pie en turnos rotativos durante las 24hs, pero los cuales estarán completamente desarmados.

La medida fue rápidamente cuestionada, sobre todo por aquellos sectores que vienen reclamando una mayor presencia policial y más incentivos a las fuerzas de seguridad. Entre ellos se encuentra Randy Philbrick, fundador de Portland for Positive Impact, quien criticó el nuevo plan de la ciudad, específicamente la parte que involucra a los vigilantes desarmados.

“Mi sentimiento personal es que esto es lo que sucede cuando tienes una política de seguridad pública creada por personas sin experiencia en seguridad pública”, dijo Philbrick entre otras acusaciones.

La ciudad de Portland fue una de las que padeció más fuerte la violencia de los grupos radicales de izquierda como Antifa y BLM durante el 2020. Las destrucciones en edificios federales históricos y comercios llevan millones de dólares perdidos.

Paralelamente la delincuencia aumentó considerablemente al igual que los asesinatos de personas inocentes entre ellos varios niños. 

Ante esta caótica situación la única respuesta que dieron las autoridades fue hacer caso a los reclamos de izquierda de “desfinanciar la policía”. Justo en el momento que más se necesitaba de ella, el alcalde demócrata Ted Wheeler anunció en julio del año pasado un recorte en el presupuesto policial de 16 millones de dólares, desde allí todo empeoró.

Según Fox News, el 2020 fue el año más sangriento para Portland. Después de que las autoridades de la ciudad aprobaran el recorte, los homicidios aumentaron un 270% con relación al año anterior.

Andrés Vacca – BLes.com