Redacción BLesLa secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, en una rueda de prensa habitual el lunes, informó que la administración Biden se encuentra desarrollando métodos alternativos para instar a vacunarse aquellos estadounidenses que no desean hacerlo por diversos motivos, que pueden ir desde lo ideológico, lo religioso o la simple desconfianza a recibir una droga en proceso de experimentación y cargada de intereses políticos y económicos.

El mensaje de Psaki, va dirigido principalmente a los “conservadores blancos”, según se expresó la secretaria de prensa.

“Hemos publicado anuncios de servicio público en The Deadliest Catch. Estamos comprometidos con NASCAR y Country Music TV. Estamos buscando una variedad de formas creativas de conectarnos directamente con las comunidades conservadoras blancas”.

The Deadliest Catch es una serie de telerrealidad galardonada en Discovery Channel. La Asociación Nacional de Carreras de Autos Stock Car (NASCAR) es la organización más grande de los Estados Unidos y del mundo en realizar carreras de autos stock. Ambas tienen llegada a millones de espectadores.

“Hay una serie de pasos que hemos tomado en las últimas semanas, incluido el lanzamiento de Community Corps, que es nuestro programa para proporcionar mensajes basados ​​en hechos en manos de mensajeros locales. Así que ahora estamos trabajando con más de 4.000 organizaciones que se han inscrito hasta ahora en todo el país ”, dijo Psaki.

Le recomendamos:

La motivación por parte de la Casa Blanca de desarrollar la tan polémica iniciativa, proviene de encuestas como la recientemente realizada por Kaiser Health News, la cual arroja que los republicanos  y los cristianos evangélicos son los grupos más reticentes a recibir las vacunas. Según los resultados, casi el 30% de cada grupo dijo que “definitivamente no recibiría una vacuna”.

Otra encuesta nacional publicada el mes pasado, indicó que el 43 por ciento de los estadounidenses definitivamente o probablemente no desean recibir una vacuna. La encuesta fue realizada por Associated Press y el Centro NORC de Investigación de Asuntos Públicos.

“También estamos invirtiendo 3 mil millones de dólares en organizaciones estatales y comunitarias para fortalecer la confianza en las vacunas en las comunidades de mayor riesgo y más afectadas”, agregó Psaki, y explicó que esas no son solo comunidades negras y marrones, sino que incluyen “comunidades conservadoras” y ” evangélicos blancos”.

Psaki también admitió que el Dr. Anthony Fauci y otros miembros del equipo del virus PCCh de la Casa Blanca, tienen la tarea de participar en entrevistas con los medios y otras actividades para alentar a las personas a vacunarse.

La realidad muestra que ya sean blancos, negros, conservadores o liberales, los miedos a aplicarse alguna de las vacunas en circulación no son infundados. 

Sin ir más lejos, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomendaron el martes detener el uso de la vacuna contra el virus PCCh de Johnson & Johnson debido a los casos de coágulos sanguíneos posteriores a la vacunación.

El Departamento de Defensa acaba de suspender su administración de la vacuna Johnson & Johnson a los militares de todo el país, justamente por las recomendaciones de la FDA..

Otra vacuna, como la AstraZeneca, ha sido suspendida en gran parte de países europeos tras identificarse una gran cantidad de casos de formación de trombos asociados a la vacuna, que resultaron en la muerte de los vacunados.

A pesar de esto, la administración Biden insiste con un plan de vacunación masiva en los EE. UU., y por eso es que decide invertir millones de dólares en intentar persuadir y convencer a aquellos que aún plantean resistencia.

Andrés Vacca – BLes.com