Redacción BLesDado que el aumento de inmigrantes ilegales en la frontera entre Estados Unidos y México se mantiene en niveles históricos debido a las nuevas políticas del presidente Joe Biden, su administración, mediante la secretaria de prensa Jen Psaki, admitió que existe un “gran problema” y que aún están evaluando posibles soluciones. De modo insólito, según su declaración el lunes, intentó culpar a la administración Trump por la situación crítica que se vive actualmente en la frontera Sur.

La Patrulla Fronteriza detuvo a 100.441 personas que cruzaban ilegalmente la frontera a lo largo de la frontera sur en febrero, según Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés). El número refleja un aumento del 28 por ciento con respecto a enero.

Este aumento en las detenciones no se debe simplemente a un mejor trabajo realizado por los agentes de control migratorio, o a una mayor inversión en seguridad, el aumento es un reflejo estadístico de un enorme aumento en la cantidad de gente ingresando de modo ilegal a los Estados Unidos tras las políticas migratorias anunciadas por la administración Biden en sus primeros días de gobierno.

La situación crítica que se vive en la frontera Sur viene siendo denunciada desde hace varias semanas por gobernantes de los estados afectados, alguaciles y personal de las fuerzas de seguridad, sin embargo, la administración Biden venía esquivando definir la situación como “crítica”.

Ahora que la Casa Blanca aprobó la participación de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés), resulta imposible esquivar la categoría de “crisis” al hablar de los inconvenientes en la frontera.

Le recomendamos:

Durante la rueda de prensa en la Casa Blanca del lunes, el reportero de Fox News, Peter Doocy, presionó a Psaki preguntando si la participación de FEMA constituye o no la situación en la frontera como “un desastre”.

Nuevamente Psaki intentó esquivar la pregunta diciendo: 

“Sé que siempre nos divertimos con las etiquetas por aquí. Pero diría que nuestro enfoque está en las soluciones” 

Luego, ante la insistencia del periodista admitió: “Claramente, las cifras son enormes. Este es un gran desafío y ciertamente se deben utilizar todas las herramientas del gobierno federal para ayudar a abordarlo”.

La administración de Biden se ha enfrentado a una presión cada vez mayor por la crisis en la frontera Sur, mientras miles de migrantes son detenidos intentando ingresar a los EE. UU. luego de las promesas de fronteras flexibles realizadas por Biden. A principios de marzo, EE. UU. Alcanzó un número récord de niños migrantes bajo la custodia de CBP.

De modo descarado y sin ningún tipo de argumento, Psaki apuntó contra la administración Trump culpandola de los desastres ocurridos actualmente en las fronteras. “La última administración nos dejó un sistema desmantelado e impracticable, y como cualquier otro problema, vamos a hacer todo lo posible para solucionarlo”.

Las acusaciones de Psaki resultan completamente injustas si tenemos en cuenta que durante los años de Trump en la Casa Blanca hubo fuertes controles migratorios que incluyeron, entre otras cosas, un enorme muro de más de 700 kilómetros, que ayudó a eliminar la inmigración ilegal, al mismo tiempo que se promovió que el ingreso sea solo por la vía legal, y aquellos que lo logren asuman realmente sus derechos y también sus obligaciones como ciudadanos estadounidenses. 

Andrés Vacca – BLes.com