Redacción BLes– En un nuevo capítulo de la batalla de la izquierda por reformar el idioma a su conveniencia, el periódico Wall Street Journal, propiedad del polémico empresario Rupert Murdoch, lanzó un comunicado para su personal prohibiendo utilizar el término “inmigrante ilegal” para referirse a los extranjeros que ingresan de modo ilegal a los Estados Unidos. El argumento utilizado es que el uso de ese término podría generar que “las personas sean etiquetadas”.

Durante esta semana, en una actualización de su estilo editorial, los empleados del Journal pudieron acceder a una notificación la cual especifica que si bien se permitirá a los reporteros continuar utilizando el término “inmigración ilegal” para describir el proceso de llegada y permanencia de extranjeros ilegales en los EE. UU., Ya no permitirá que se describan individuos como “ilegales” o “inmigrantes ilegales” en un esfuerzo por luchar contra las etiquetas.

“La inmigración ilegal  describe las acciones de las personas que cruzan las fronteras ilegalmente o permanecen en un país después de que su derecho legal a quedarse ha expirado. Use  ilegal  para referirse solo a un acto, no a una persona o personas:  inmigración ilegal , pero no  inmigrante (s) ilegal (s)”, se puede leer en la actualización.

Y continúa explicando: “Al describir una categoría amplia de inmigrantes, use alternativas como inmigrantes que ingresaron al país ilegalmente, personas que viven en los Estados Unidos ilegalmente o sin el derecho legal”.

Le recomendamos:

The Journal no es el primer periódico en intentar imponer un cambio en la manera tradicional de llamar a las personas que ingresan de forma ilegal a un país. Ya en el año 2013 Associated Press (AP) prohibió a sus reporteros usar el término “inmigrante ilegal” e “ilegal” para referirse a los extranjeros ilegales, tal como reportó Breitbart en aquel entonces. El argumento también en ese entonces fue que “las personas no pueden ser ilegales”.

Más recientemente, la administración del presidente Joe Biden prohibió el uso del término “extranjero ilegal” dentro de las administraciones federales, reemplazandolo por el término “no ciudadanos” y “no ciudadanos indocumentados”.

En la misma línea, los demócratas de la Cámara de Representantes presentaron una legislación en enero para prohibir el uso del término “extranjero ilegal” y “extranjero” en las leyes y documentos federales.

Detrás de esta imposición en la forma de expresarse, hay una verdadera batalla gramatical a través de la cual la izquierda pretende imponer su ideología en diferentes áreas como los asuntos de género y la idea de flexibilizar las fronteras y eliminar las culturas tradicionales. 

El término “inmigrante ilegal” es sumamente específico y sirve para clasificar un sector de la población en un estado innegable al que pertenecen, pretender eliminar esa categoría tiene como consecuencia directa cancelar la posibilidad de describir, llamar o categorizar a un tipo de ciudadano que justamente en tiempos actuales resulta sumamente importante poder identificar para abordar la preocupante problemática que hay al respecto en la frontera Sur de los Estados Unidos, eliminar la categoría no sería otra cosa que esconder el problema, lo cual es sin duda lo que desea la izquierda. 

Existe un término para no llamar a algo por lo que verdaderamente es: orwelliano.

Andrés Vacca – BLes.com