Redacción BLes – Un movimiento voluntario de ciudadanos californianos que buscan destituir al gobernador Newsom de su cargo acusándolo del mal manejo de la emergencia sanitaria, así como también de las excesivas restricciones impuestas como consecuencia, lograron conseguir más de la mitad de las firmas necesarias y además recibieron una donación importante para seguir avanzando.

Según la página web de la iniciativa hasta el momento recolectaron 911.000 firmas, siendo el objetivo final 1.5 millones de firmas con fecha límite el 10 de marzo de 2021.

Si las 1.5 millones de firmas de votantes registrados se logran antes de la fecha límite, un juez determinará la destitución del gobernador y llamará a nuevas elecciones. De lo contrario, la gestión de Newsom terminaría en noviembre de 2021.

Una encuesta reciente del Instituto de Políticas de California reveló que un 44% de los californianos aprueban la gestión de Newsom mientras que un 32% lo desaprueban.  

En términos del posible impacto de la iniciativa cabe recordar que Newsom ganó las elecciones en 2018 con el 62% de los votos, lo que implica que unos 4.7 millones de personas votaron en su contra. Es decir, existen más que suficientes posibles firmantes que podrían disparar una nueva elección y destituir al gobernador.

Le recomendamos:

Según un reporte de Político, la iniciativa recibió una donación de 500 mil dólares el pasado 29 de noviembre, dándole un empuje adicional al esfuerzo que sigue ganando ímpetu.

Bajo el liderazgo del demócrata, California es uno de los estados con las restricciones por el virus más duras del país. Hay condados supuestamente por ser focos de contagios que directamente tienen órdenes de no salir de casa.

Además, muchos pequeños negocios y restaurantes no tienen permitido operar libremente y esto ha dejado sin salida a miles de familias.

No obstante, el famoso dicho “haz lo que digo no lo que hago” ha sido el verdugo de Newsom.

Cuando la gente común no tiene permitido comer en los restaurantes, Newsom fue fotografiado en un restaurante de lujo con varias personas, sin máscara.

Otro incidente directamente relacionado a las políticas del gobierno demócrata, se registró en el condado de Los Ángeles cuando la dueña de un restaurante grabó un video muy molesta porque un equipo de filmación estableció tiendas con comida en la calle frente a su restaurante, cerrado por órdenes del gobierno.

“Todo lo que tengo me lo están quitando y han montado una compañía de cine justo al lado de mi patio exterior”, dijo Marsden la dueña del restaurante en el vídeo. “No nos han dado dinero y nos han cerrado. No podemos sobrevivir. Mi personal no puede sobrevivir”.

Randy Economy, consejero experto del movimiento, dijo que la iniciativa no responde a un partido y explicó los motivos por los que iniciaron este esfuerzo.

“Se trata de la gente que está harta del gobierno, harta de que le digan lo que tiene que hacer… y sabes, que hablan por un lado y hacen algo más por el otro”, dijo Randy. Y agregó: “No vemos esto como una situación de republicanos contra demócratas, lo vemos como gente que está sufriendo”.

Estados vecinos como Florida liderada por el republicano De Santis, adoptaron medidas completamente opuestas a las de Newsom, permitiendo que las escuelas abran, que los negocios retomen sus actividades y no obstante no han visto picos de contagios ni mayores consecuencias con respecto al virus PCCh.

Álvaro Colombres Garmendia – BLes