El matrimonio Banks del Condado de Craven, ya tenía todo listo para recibir a un nuevo miembro de su familia, pero al negarles la entrada al hospital, la madre tuvo que dar a luz a su bebé varón en una gasolinera que quedaba rumbo a su casa.

Lauren Banks tenía 39 semanas de embarazo, cuando comenzó a sentir las contracciones, así que su esposo Steve Banks, preparó todo para dirigirse al Carolina East Medical Center, en cuanto el matrimonio arribó, les fue negada la admisión a trabajo de parto porque debería esperar más tiempo, reportó WRAL.

Después de la espera, mamá Banks tenía las contracciones con mayor frecuencia y de nueva cuenta los encargados de las admisiones del Hospital les rechazaron el acceso para el parto. La familia decidió regresar a su casa, pero en cuanto llegaron la fuente se rompió.

“Se le negó la admisión al trabajo de parto y al parto un par de veces. Tenía un dolor y trabajo de parto evidentes, y a los 30 minutos de haber llegado a casa, se rompió fuente”, dijo Steve Banks.

La pareja se apresuró a regresar Carolina East Medical Center, pero el bebé no quiso esperar más y tuvieron que detenerse en la estación de gasolina Handy Mart en Bridgeton. Entre la bomba de servicio 4 y 5, Lauren y Steven vieron llegar a su bebé.

“Vi a mi esposa dar a luz a mi hijo, allí mismo en el estacionamiento. Salió y estaba morado, y no estaba haciendo mucho ruido estaba preocupado, además de todo lo demás que estaba pasando”, compartió con nostalgia el papá al mismo noticiero.

En cuanto el bebé vio la luz por primera vez, arribaron a la gasolinería los servicios de emergencias, quienes se acercaron para ver qué estaba sucediendo y ayudaron para concluir la llegada del recién nacido, luego fueron trasladados en ambulancia a la clínica que los rechazó.

“Estoy seguro de que (los servicios médicos en la gasolinera) son una gran parte de la razón por la que todo salió tan bien y no hubo complicaciones. No puedo agradecerles lo suficiente”, expresó Steve Banks.

Los médicos evaluaron tanto al bebé como a la mamá y ambos están en perfecto estado de salud. Ya fueron dados de alta y se encuentran en su hogar.

Fuente: Miami Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.