Redacción BLes– Durante una sorprendente entrevista en el programa “Tucker Carlson Today” de Fox Nation, una denunciante china del coronavirus alega que su marido está ayudando al Partido Comunista Chino (PCCh) a hacerla “desaparecer” por revelar los orígenes del COVID-19.

Li-Meng Yan, viróloga y doctora en medicina, dijo a Carlson que su marido entró en Estados Unidos con un visado HB-1 durante dos años y que podría estar intentando perjudicarla con la ayuda del PCCh y de algunos dentro de Estados Unidos, según los datos del I-94.

Yan declaró que, antes de su huida de China en abril de 2020, su marido trató de “perjudicarla” de varias maneras, incluido el envenenamiento, para evitar que escapara del país, informó Fox News.

Yan, que trabajaba en un laboratorio de referencia de la Organización Mundial de la Salud en Hong Kong en el momento de la pandemia, fue asignada como investigadora encubierta para investigar el COVID-19, conocido como “neumonía de Wuhan”. Sin embargo, afirmó que su supervisor, el Dr. Leo Poon, le dijo que no hiciera demasiadas preguntas.

Le advirtieron que no cruzara la “línea roja” o se arriesgaría a la ira del PCCh.

“No toques la línea roja, que significa ‘principio invisible'”, dijo Yan. “No la rompas. Si no, tengo que ser responsable de ello. Significa las cosas invisibles con las que el gobierno de China no estará contento”.

Le recomendamos: Las PRUEBAS que DEMUESTRAN que KENNEDY NO MURIÓ COMO NOS CONTARON

Ad will display in 09 seconds

Yan detectó rápidamente las acciones “anormales” del PCCh utilizando su red de contactos, que incluía a investigadores de laboratorios chinos, militares implicados en el CDC y civiles.

“Así que, brevemente, el gobierno chino sabe que esas cosas ocurrieron en Wuhan. Y definitivamente es más de lo que anunciaron, al menos para los casos confirmados”, dijo Yan. “Ocultan un tercio de los pacientes”.

“Y todos los pacientes tiene [sic] que tener el historial del mercado de mariscos antes de ser diagnosticados, lo cual es muy anormal”, añadió Yan. “Y esta vez-“

“Lo siento, pero ¿está diciendo que China no diagnosticaría el COVID a menos que la persona infectada con el COVID haya estado en el mercado de mariscos?” preguntó Carlson.

“Exactamente”.

El COVID-19, cree Yan, fue un arma de creación biológica que salió mal, diseñada por los militares chinos tras conocer su eficacia durante la pandemia inicial de SARS en 2003.

Este virus era un buen candidato para convertirse en un arma biológica, pero el PCC necesitaba probarlo primero en un pequeño número de personas para averiguar cómo utilizarlo contra el resto del mundo.

Yan se sorprendió cuando supo que el lugar de las pruebas era Wuhan. Al parecer, China estaba realizando pruebas con sus propios ciudadanos.

“Lo prueban en Wuhan. Se sale de control. No esperaban que eso ocurriera”, dijo. “En ese momento, se dan cuenta de que, de acuerdo, está fuera. Mintieron sobre eso. Pero entonces, permitieron intencionadamente que un gran número de personas, algunas infectadas, de Wuhan viajaran por el mundo para infectar al resto del mundo”.

Para protegerse de los daños perpetrados en otros países, China decretó un cierre del país al estilo militar, muy lejos de los cierres que se ven en Estados Unidos.

“El cierre en China es totalmente diferente a lo que ocurrió en Estados Unidos”, dijo Yan. “Simplemente te encierran en tu habitación y la cierran con llave. Y entonces puedes tener hambre, morir en casa, lo que ocurrió en Wuhan en ese momento”.

Yan informó rápidamente de sus resultados al Dr. Poon, quien, junto con los miembros del equipo de la OMS en su laboratorio, optó por “guardar silencio” para no molestar al PCCh.

Yan declaró más tarde que sus contactos ayudaron a “organizar” el mayor encubrimiento en el mundo científico mundial cuando China insistió en que el coronavirus procedía de la naturaleza.

Peter Daszak publicó su declaración en Lancet refutando las sugerencias de que el coronavirus se originó en las instalaciones de Wuhan. El Dr. Poon fue quien firmó la carta.

Oliver Cook – BLes.com