Redacción BLes- Miembros de la comunidad de judíos del estado de Nueva York expresaron su indignación por que el gobernador demócrata, Andrew Cuomo, los acusó de violar las normas contra la diseminación del virus PCCh (Partido Comunista de China). 

“La comunidad judía siente que está siendo señalada y que hay algún elemento de antisemitismo”, dijo el editor del periódico The Jewish Voice, David Ben Hooren, según AP del 5 de octubre. 

“No es que esté de acuerdo con ello, pero ese es el sentimiento en la calle. Las tensiones están aumentando”, agregó Hooren refiriéndose a judíos ortodoxos de los barrios de Brooklyn y Queens indignados por que creen que Cuomo aplica un doble rasero contra ellos. 

En particular señalan los disturbios realizados por los miembros del grupo izquierdista Black Lives Matter, a estos las autoridades no les limitan las multitudinarias manifestaciones a las que concurren sin cuidar las medidas de protección ni las de distanciamiento social.

“La gente está muy apagada y muy agotada”, dijo Yosef Hershkop, un judío jasídico de Brooklyn que trabaja en servicios para la salud. “Es como si fuéramos las únicas personas en Nueva York involucradas con COVID [virus PCCh]”, citó también AP.

Cuomo acusó a los judíos ortodoxos de fomentar los brotes de virus PCCh  por las reuniones numerosas, y los amenazó con cerrar sus sinagogas si no cumplían con las restricciones. 

“Las reuniones de los judíos ortodoxos suelen ser muy grandes y hemos visto lo que una persona puede hacer”, dijo Cuomo agregando que se reuniría con los líderes religiosos en el condado de Orange, citó The Jerusalem Post. 

Los funcionarios argumentan que las grandes comunidades judías ortodoxas en los distritos de Brooklyn y Queens y en un par de condados cercanos son las más afectadas.

Las autoridades programaron el cierre de 300 escuelas en 9 áreas, en las que habitan alrededor de medio millón de personas, donde se presentaron unos 1850 casos en 4 semanas. 

La comunidad judía se muestra colaboradora con el cumplimiento de las normas de protección dictadas durante la pandemia. 

Por su parte, el rabino Avi Shafran, director de asuntos públicos de Agudath Israel de América, dijo que su comunidad “está decidida a hacer lo que sea necesario” en este sentido. 

En junio tanto el gobernador Andrew Cuomo como el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio fueron demandado por dos sacerdotes católicos y tres feligreses judíos ortodoxos ante un tribunal federal, por violar los derechos constitucionales de los neoyorquinos religiosos, con sus normas contra la dispersión del virus PCCh. 

“¿Por qué se considera más peligrosa una gran reunión de culto que una protesta masiva, llena de gente gritando y agitando los brazos en la proximidad de uno al otro?”, señaló el abogado de los demandantes, Christopher Ferrara, quien también es el abogado especial de la Sociedad Thomas More, según National Review. 

“Es hora de poner fin al experimento de Nueva York de la monarquía absoluta”, añadió Ferrara. “Pedimos al tribunal que ponga fin a estas órdenes ejecutivas inconstitucionales y a su aplicación perjudicial”, enfatizó.

José Hermosa-BLes.com