Hunter Biden recibió a mediados de julio un gravamen fiscal de 450 mil dólares, en sólo 6 días pudo saldarlo a pesar de haberse declarado en quiebra y desempleado en enero de este año.

Redacción BLes– A principios de año, Hunter Biden, se encontraba en litigio con la madre de su bebé, una stripper de Arkansas, por el pago de la cuota alimentaria. Ante los reclamos de la justicia Biden respondió: “Doy fe de que estoy desempleado y no he tenido ingresos mensuales desde mayo de 2019”, y agregó “Actualmente tengo deudas significativas, en parte como resultado de obligaciones derivadas de mi divorcio que fue definitivo en abril de 2017”.

El Washington Free Beacon informó que el joven Biden debía  238.562 dólares en impuestos estatales sobre la renta de 2017 y 215.328 dólares en impuestos estatales sobre la renta de 2018, según los registros de la Oficina de Impuestos e Ingresos del Distrito de Columbia. El Distrito de Columbia presentó un gravamen el 9 de julio por  453.890 dólares.

Sin embargo, seis días después, el 15 de julio, ya se encontraba sin deudas fiscales en la Oficina del Directorio Financiero, a pesar de no tener ingresos declarados. 

En 2018 ya había recibido un gravamen fiscal por 112.805 dólares que fue resuelto en marzo de este año.

Hunter Biden ya había sido objeto de fuertes críticas por sus lucrativos puestos de trabajo en entidades extranjeras. Según se informa, recaudando más de 50.000 dólares al mes en la junta directiva del gigante energético ucraniano Burisma y en la junta de BHR Partners, una rama de capital privado de 1.500 millones de dólares de inversión china. Según el abogado de Biden, ya no forma parte de ninguna de las juntas.

En octubre de 2017, Hunter Biden invirtió 420.000 dólares para adquirir una participación del 10% en el capital social de BHR (Shanghai) Equity Investment Fund Management Company, una firma fundada en 2013 para invertir capital chino fuera de China. 

El abogado personal, del hijo del ex presidente Biden,George Mesires, presentó en Octubre de 2019 un comunicado en el que detalló las polémicas actividades ejecutivas realizadas por su defendido en el exterior, dónde informó también la intención de renunciar a toda actividad. 

La realidad muestra que Hunter Biden no es una excepción familiar, por el contrario parece ser que los embargos fiscales son una causa frecuente de malestares en la familia Biden. James Biden, hermano del candidato demócrata, ha tenido que enfrentar al menos cinco gravámenes fiscales en su contra entre 1995 y 2015, incluyendo uno de 589,095 dólares. Frank Biden, otro de los hermanos del candidato, tuvo tres embargos por incumplimiento en el pago de impuestos a la renta. Por su lado la hermana de Joe, Valerie Biden y su esposo John Owens, enfrentaron cinco embargos desde 1990.

La ex esposa de Hunter Biden, Kathleen Biden, dijo en una presentación de divorcio de 2017: “El Sr. Biden ha creado preocupaciones financieras para la familia al gastar extravagantemente en sus propios intereses (incluidas las drogas, el alcohol, las prostitutas, los clubes de striptease y los regalos para las mujeres con las que tiene relaciones sexuales) mientras deja a la familia sin fondos para pagar facturas legítimas”, tal como informó ApNews.

También agregó que las deudas de la familia eran “impactantes y abrumadoras”, incluida una morosidad de impuestos de $ 313,000, tarjetas de crédito al límite, facturas médicas impagas y cheques sin fondos a las amas de llaves.

Andrés Vacca-BLes.com