Redacción BLes– Luego de que el candidato demócrata a la presidencia de EE. UU., Joe Biden, y su hijo Hunter resultaran involucrados en graves hechos de corrupción, se reveló un audio con la confesión de Hunter.

“Tengo otro reportero… llamando acerca de mi representación de Patrick Ho – el maldito jefe de espías de China que inició la compañía que mi socio fundó por valor de 323 mil millones de dólares, y ahora ha desaparecido”, declaró Hunter en un segmento del audio publicado por The National Pulse el 27 de octubre.

El audio se hizo viral y en él Hunter también menciona a su padre, permitiendo concluir que este sabe de los oscuros negocios de su hijo. La grabación fue compartida por Donald Trump Jr. en uno de sus tuits.

“¡(Insulto)! Biden está comprometido. Evidencia del audio de Hunter Biden admitiendo su asociación con el ‘Jefe de espías de China’ y admite que su padre lo sabía”, escribió.

“La CNN publicó las ‘cintas secretas’ de Melania. ¿Cubrirán esto? RT [reenvíalo] para que no puedan ignorarlo!”, agregó Donald Trump Jr.

En el audio Hunter se referiría a su socio Jianming Ye, un chino multimillonario vinculado con el Partido Comunista de China (PCCh) y expresidente del conglomerado CEFC China Energy, quien desapareció en el 2018.

La persona que servía de enlace entre Hunter y Ye era JiaQi Bao, la hija de Xilai Bo, un rival político del líder Xi Jinping, y cuando Hunter se enteró de este parentesco la delató, según un miembro del Movimiento de Denunciantes fundado por Guo WenGui.

WenGui es un multimillonario chino radicado en Nueva York en 2017, cuya misión es destruir al PCCh.

Luego de que Xi confirmara que JiaQi Bao era la hija de Xilai Bo, sospechó que el exgerente de CEFC, Ye, no le era leal y mandó a detenerlo, una vez en la cárcel tuvo varios “ataques al corazón” a causa de los cuales murió. Su cuerpo habría sido lanzado a un río.

Algo sorprendente es que haya sido una publicación del New York Post del 14 de octubre la que despertó la atención del público, cuando desde hacía al menos cinco años que al FBI le habían entregado evidencias de los graves delitos que supuestamente estaban cometiendo los Biden.

De hecho, los discos duros que contenían la información divulgada por el New York Post le fueron entregados 10 meses antes al FBI.

Luego, el Senado desarrolló una investigación sobre las acusaciones hechas sobre Hunter Biden, sin que se produjeran demandas oficiales contra este.

Más recientemente, el 1° de octubre, el ex presidente de la Cámara de Representantes,  Newt Gingrich, también reveló detalles y pruebas sobre la corrupción y los negocios en el extranjeros de la familia del exvicepresidente Joe Biden, según una entrevista concedida a Fox News y publicada por Gingrich el 26 de octubre. 

De acuerdo con esto, tanto Hunter como Jim, el hijo y el hermano de Joe Biden, obtuvieron dinero por las inversiones en el extranjero, amparados en el cargo de vicepresidente que ejercía Joe durante la administración Obama.

Asimismo, para Gingrich resulta inverosímil que Joe no se hubiera dado cuenta, puesto que Joe negó públicamente que hubiera recibido dinero del exterior o que estuviera enterado de los negocios de Hunter en otros países.

A partir de las publicaciones comprometedoras del New York Post surgieron evidencias de la corrupción de la Biden desde muchas fuentes, no solo escritas, sino también gráficas con fotos, audio y videos. 

No obstante, los grandes medios se han esforzado al máximo por negar y ocultar los graves hechos, incluso las grandes compañías tecnológicas se atrevieron a censurar sistemáticamente la difusión de la información, en una aparente complicidad con los Biden, y en contra del deber de comunicar a los ciudadanos y facilitar la libre expresión.

José Hermosa-BLes.com