Redacción BLesEn medio de una constante censura a la disidencia política e ideológica en Hong Kong, las autoridades de la isla le negaron la renovación de la visa a una periodista corresponsal de “The Economist” (“El Economista”), según denunció el director en jefe de la revista británica, Zanny Minton Beddoes.

“Lamentamos su decisión, que fue dada sin explicación. Sue-Lin no se encuentra actualmente en Hong Kong. Estamos orgullosos del periodismo de Sue-Lin”, dijo Beddoes en un comunicado emitido el sábado 13 de noviembre, acorde a lo que informó el Hong Kong Free Press (HKFP). 

Agregó además que instan al gobierno de la isla a mantener el acceso de la prensa extranjera, “que es vital para la posición del territorio como ciudad internacional”.

Sue Lin Wong, es una periodista graduada de la Universidad Nacional Australiana y de la Universidad Tsinghua de China, que oficiaba de corresponsal para la revista británica centrada en temas de actualidad, negocios internacionales, política y tecnología. 

Wong anteriormente había trabajado para Financial Times y Reuters en China.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, la periodista escribió: “Muy triste, no podré seguir informando desde Hong Kong. Me encantó conocer la ciudad y su gente. Los extrañaré a todos”.

Según dijo el HKFP hace una semana Beijing aseguró que la libertad de prensa en Hong Kong “no se ha visto afectada en absoluto”, pero como es sabido está siendo cada vez más erosionada desde que el régimen chino instaló, en junio del 2020, la Ley de Seguridad Nacional por la cual se creó una fuerza de seguridad que actúa directamente bajo las órdenes dictatoriales del Partido Comunista chino (PCCh). 

A partir de allí comenzaron las persecuciones ideológicas, políticas y religiosas hacia todos los ciudadanos prodemocráticos, las que penetraron en cada ámbito de la vida de los hongkoneses.  

Antes que a Sue Lin Wong, también se le negó la visa sin dar explicaciones a varios periodistas, entre ellos en agosto del 2020, al editor entrante de HKFP, Aaron Mc Nicholas, en agosto de 2020, al veterano periodista chino Chris Buckley, del New York Times. 

El Apple Daily, propiedad del multimillonario prodemocracia Jimmy Lai, se vio obligado a cerrar en junio, después que las autoridades hongkoneses bloquearon 2,3 millones de dólares de sus activos, y arrestaron a cinco miembros claves, entre editores y ejecutivos bajo la acusación de confabulación extranjera para poner en peligro la seguridad nacional.

En base a los datos que arrojó la semana pasada una encuesta del Club de Corresponsales Extranjeros de Hong Kong (FCC), casi la mitad de los periodistas están considerando irse de Hong Kong. Mientras que el 56 % admitió autocensurarse o evitar informar sobre temas delicados.

El presidente de FCC, Keith Richburg, dijo que esperaba que los periodistas extranjeros pudieran permanecer en la ciudad. 

“Tradicionalmente, Hong Kong ha sido un lugar conveniente y acogedor para que los corresponsales extranjeros se establezcan para cubrir China, el sudeste asiático y la región asiática en general… Hace mucho que somos parte del ADN de Hong Kong”, manifestó Richburg.

Vanesa Catanzaro – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.