Redacción BLesEn medio de una ola de ataques antisemitas en Estados Unidos, un ciudadano armado en Miami, Florida, intervino y salvó a una familia judía que fue atacada después de salir de su sinagoga por un grupo de hombres identificados como manifestantes pro-palestina.

El sábado un ciudadano identificado como Eric Orgen junto con su familia caminaban por la el vecindario de Bal Harbour luego de haber visitado la sinagoga que visitan con frecuencia en aquella zona. Todo transcurría normalmente hasta que un grupo de hombres detuvo su vehículo frente a ellos y comenzaron a gritarles violentamente y a arrojarles basura, según reportó Fox News.

Acorde a los informes, se escuchó que entre el grupo de matones gritaron: “Palestina libre, muere judío, judío, voy a violar a tu esposa”.

Pero cuando comenzó la agresión un ciudadano armado en otro vehículo vio lo que sucedía e intervino.

Orgen declaró a CBS 12: “El tipo en el auto detrás de ellos vio todo lo que sucedía. Lo vi sacar un arma y meterse en el medio, quiero decir que casi estaba allí como nuestro ángel de la guarda, simplemente protegiéndonos. Creo que una vez que lo vieron despegaron”.

Al respecto del ataque, el alcalde de Bal Harbour, Gabriel Groisman, se refirió al presunto ataque a la familia Orgen y otros ataques enunciados contra judíos en Florida: “Es para poner miedo en los corazones de la comunidad judía, y los perpetradores de este ataque deben saber que fracasarán. Somos una comunidad fuerte y una comunidad orgullosa y nos mantenemos firmes con Israel y ninguna cantidad de ataques o intimidación va a funcionar”.

Por otro lado, la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, también repudió el accionar antisemita y emitió un comunicado el miércoles denunciando los incidentes recientes. 

Le recomendamos: “Es demoníaco”: La ADVERTENCIA de una monja sobre el OSCURO plan del Papa Francisco

Ad will display in 09 seconds

“Los actos de odio y violencia contra cualquier comunidad no se toleran en el condado de Miami-Dade. El odio y la intolerancia contradicen los cimientos de nuestra comunidad, un lugar donde tantas generaciones de personas encontraron un hogar seguro después de huir de sus propios países para construir una nueva vida con sus familias”. 

Según las declaraciones de las víctimas, el ataque fue en parte frustrado por un hombre armado con un revólver, lo que inevitablemente recuerda el debate que se está dando justo en este momento en que grupos demócratas, siguiendo el lineamiento de la izquierda radical, presionan para suprimir la Segunda Enmienda a la Constitución Nacional, que garantiza el derecho a la posesión y al uso de las armas.

Para los defensores del derecho a portar armas la idea de prohibirlas es por un lado inconstitucional, y por otro no impedirá que estas sean adquiridas por los delincuentes. Por lo tanto, aseguran que de cumplirse el pedido de los antiarmas solo se logrará una situación de mayor inseguridad anulando la posibilidad de defensa personal por parte de los ciudadanos de bien. 

El exsecretario de estado Mike Pompeo, escribió en su cuenta de Twitter al respecto del debate por las armas unos meses atrás: “Las amenazas a nuestra Segunda Enmienda no son exageradas. Proteger estos derechos es absolutamente esencial para promover la libertad americana”.

La situación vivida ayer por la familia judía que fue salvada por un hombre armado, valida una vez más la importancia de la Segunda Enmienda.

El ataque que sufrió Eric Orgen junto a su esposa y a su hija de tan solo 16 años por el simple hecho de ser judíos, se da en medio de una creciente ola antisemita en Estados Unidos que comenzó junto con el conflicto entre Israel y Palestina en la Franja de Gaza. 

Desde Nueva York y California hasta Illinois y Utah, el reciente conflicto entre Israel y Gaza ha generado una inquietante reacción contra los judíos estadounidenses, que se han convertido en blanco de amenazas de muerte, discursos de odio y violentos ataques físicos, informó The BL.

Andrés Vacca– BLes.com