Redacción BLes- Nuevamente elecciones en Georgia y nuevamente comienza el escándalo. El condado de Fulton, uno de los protagonistas del fraude electoral durante las elecciones presidenciales, está recibiendo denuncias por irregularidades en los comicios de ayer en las elecciones de segunda vuelta. Algo parecido sucedió en el condado de DeKalb, que también fue noticia en noviembre por supuestos “problemas técnicos” que favorecieron al candidato Biden en el conteo de boletas. 

Desde noviembre el estado de Georgia estuvo en el centro de críticas y abundaron las batallas legales lideradas por los abogados de la administración Trump, buscando detener el fraude electoral que dio por ganador al candidato demócrata Joe Biden. 

Ayer fueron las elecciones de segunda vuelta y otra vez comienzan a denunciar irregularidades desde distintos condados. 

Uno de ellos es el condado de DeKalb, que por las denuncias de corrupción en las elecciones primarias ya había estado en las primeras planas de los diarios principales y ahora vuelve al escándalo. Las denuncias a última hora del martes indican que DeKalb, está volviendo a escanear las boletas electorales anticipadas en la carrera por el Senado de Georgia debido a un “problema con la tarjeta de memoria”, tal como informó The Gateway Pundit.

El reportero de CNN Nick Valencia tuiteó que 19.000 boletas en DeKalb “deben escanearse manualmente para ser tabuladas y agregadas al recuento total de votos’ debido a problemas técnicos”

Unos minutos más tarde el periodista Alec McQuade de 11Alive News, publicó en su cuenta de Twitter un comunicado oficial del condado de DeKalb que decía:

“Debido a problemas técnicos, las 19.000 boletas restantes deben escanearse manualmente para ser tabuladas y agregadas al recuento total de votos. El sistema de votación de Georgia proporciona salvaguardias integradas, en forma de boletas de papel que nos permiten procesar rápidamente las boletas emitidas electrónicamente. Estas boletas de papel sobresalientes se están escaneando actualmente y la tabulación se completará lo más rápido posible y de conformidad con las pautas estatales”.

Esta situación extraña en DeKalb, inevitablemente trae el recuerdo de las elecciones presidenciales de noviembre cuando incluso las autoridades debieron despedir a un administrador electoral después de una serie de errores en la auditoría de las boletas.

En ese entonces, una declaración del condado decía: “Nos ha llamado la atención que un gerente de DeKalb VRE, que ahora es un ex empleado, no siguió nuestros protocolos establecidos y descartó descaradamente los procesos requeridos que utilizamos para contabilizar y registrar todas las boletas verificadas y legales”.

La auditoría del conteo manual de las boletas de DeKalb mostró una diferencia de 732 votos con respecto a su conteo original. La auditoría ni siquiera cubrió las discrepancias de firmas ya que la verificación de firmas no era parte de la auditoría estatal. En pocas palabras, se llevó a cabo un recuento manual falso en DeKalb y aún así expuso el fraude demócrata.

El condado de Fulton, fue otro de los centros de fraude más grande del país durante las elecciones presidenciales y ahora vuelve a destacarse por irregularidades en las elecciones para el Senado el día martes. 

Desde temprano comenzaron a llegar las denuncias que afirmaban que los observadores republicanos en el condado de Fulton estaban siendo bloqueados detrás de las barreras sin poder ingresar a la “zona de conteo”, y que decenas de individuos escaneaban y adjudicaban votos sin la presencia de observadores en los centros electorales.

Luego de los litigios realizados por los abogados que denunciaron fraude, un juez ordenó a los funcionarios electorales que permitan que los observadores republicanos estén al menos a 10 pies de distancia de las mesas de procesamiento, dentro de las barreras de acero asignadas para dividir los espacios.

A pesar de la solicitud expresa del juez, los funcionarios electorales del condado de Fulton impidieron que los observadores acreditados supervisen las boletas de voto ausente y verifiquen las firmas como es debido.

Una vez más los resultados oficiales adelantan resultados muy parejos entre demócratas y republicanos en las elecciones de Georgia, pero es tan grande el fraude denunciado en las elecciones presidenciales, que sumado a las denuncias que ya comienzan a llegar ahora sobre las votaciones de ayer, la desconfianza sobre los números es generalizada.

Andrés Vacca-BLes.com