Sectores de la población de Estados Unidos comenzaron a manifestarse la semana pasada para presionar al Gobierno federal y los Gobiernos estatales a levantar las restricciones impuestas para evitar la propagación de la pandemia de virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

Los manifestantes han salido a las calles a expresar sus frustraciones contra cuatro semanas de medidas de aislamiento y distancia social que han paralizado todas las actividades sociales, deportivas y, principalmente, económicas el país.

Básicamente, lo que duele es el bolsillo. El cierre de negocios ha dejado sin empleo a más de 22 millones de estadounidenses y, a pesar de algunas iniciativas de Washington, como la entrega de cheques por valor de hasta 1.200 dólares para compensar económicamente a la población, no ha sido suficiente para mantener a las familias y conseguir alimentos.

Sin embargo, también hay motivos políticos y sociales en las protestas.

¿Quiénes protestan?

En lugares como Ohio, Oklahoma, Texas y Virginia, simpatizantes de causas como la oposición a las vacunas, los derechos de poseer armas de fuego, partidarios de tendencias derechistas y seguidores del presidente Donald Trump, unieron fuerzas para presionar a los gobernadores para que alivien las restricciones.

Muchos de estos grupos mantienen regularmente una férrea oposición al poder del Gobierno en la vida de los ciudadanos y reaccionan con sospecha a cualquier medida que limite las libertades y derechos individuales protegidos por la constitución.

Otras protestas han sido más pequeñas y promovidas en Facebook por organizadores difíciles de identificar.

Imagen de manifestación en EE. UU. (Captura de video VOA)
Imagen de manifestación en EE. UU. (Captura de video VOA)

¿Qué demandan los manifestantes?

Para los manifestantes, las órdenes de confinamiento y los cierres de negocios son violaciones de los derechos civiles y han comenzado a desafiarlas abiertamente. Gran parte sostiene que prefiere contraer el virus y seguir trabajando. Otros consideran que la gravedad de la pandemia es una excusa para limitar sus libertades.

También algunos líderes religiosos, principalmente los evangélicos, se han expresado en contra de las medidas, alegando que es necesario el contacto con la comunidad.

Pero también se perfila un grave desconocimiento sobre la enfermedad.

¿Qué dice el Gobierno?

Trump ha presionado para que se levanten las órdenes de confinamiento y se reanuden las actividades económicas. El jueves dio a conocer una hoja de ruta para los gobernadores, aunque reconoció que éstos tienen la última palabra en sus estados.

El Gobierno afirma que partes del país ya están listas para comenzar un retorno gradual a la normalidad, pero varios Gobiernos estatales dicen que su respuesta a la pandemia está obstaculizada por una respuesta federal inadecuada.

El propio presidente ha expresado empatía por los manifestantes: “Sufren… quieren regresar”, dijo, y escribió en su cuenta de Twitter mensajes pidiendo la “liberación” de estados como Michigan, Minnesota y Virginia.

Parte de estas disputas tienen matices políticos, pues estos tres estados tienen gobernadores demócratas. Sin embargo, en otros estados gobernados por republicanos también se mantienen las medidas.

En Oklahoma City, por ejemplo, los manifestantes protestaron la semana pasada frente a la casa de Gobierno con mensajes de “dejen de matar nuestra economía”, “necesitamos nuestra iglesia” y “es hora de trabajar”.

¿Qué opina el público en general?

Las encuestas reflejan que los puntos de vista de los manifestantes no son compartidos por el resto de la población. Un sondeo de AP-NORC a principios de abril arrojó que gran parte de los estadounidenses apoyan las restricciones, los cierres de escuelas y el resto de las medidas.

Tres cuartas partes de los estadounidenses respaldan que las personas se mantengan en sus casas y tanto republicanos como demócratas han comendado la labor de sus Gobiernos locales y estatales.

En Denver, Colorado, el domingo, trabajadores de la salud confrontaron a manifestantes que protestaban contra las órdenes de quedarse en casa bloqueando con sus cuerpos en las calles el avance de los vehículos.

¿Y los expertos?

Por lo pronto, la comunidad científica advierte que levantar las medidas irresponsablemente podría generar una nueva expansión de la pandemia cuando ya se están observando señales de que lo peor podría estar quedando atrás.

El máximo experto en enfermedades infecciones de Estados Unidos dirigió el lunes un mensaje a los manifestantes que están ignorando las restricciones sanitarias.

“Esto es algo que afecta desde el punto de vista de la economía, desde el punto de vista de cosas que no tienen nada que ver con el virus”, expresó el doctor Anthony Fauci en el programa “Good Morning America” del canal ABC.

“A menos que reduzcamos el virus, no habrá una reapertura real de la economía. Por lo tanto, si actuamos prematuramente, si creamos una situación que provoque un repunte del virus, eso será contraproducente”, añadió.

Fuente: Voz de América.

Le puede interesar: ¿Qué tienen en común los países más afectados por el coronavirus?