Redacción BLesSegún un informe de investigación que salió a la luz días atrás, se conoció que la pareja multimillonaria Bill y Melinda Gates, que recientemente anunció que se divorciará y dividirá sus activos, es dueña de las tierras donde crecen las papas (patatas) que utiliza McDonald’s en sus menús, acorde a lo que reportó el RT.

Los Gates se han apoderado casi silenciosamente de más de 100.000 hectáreas de tierras agrícolas estadounidenses, las que según los informes son tan gigantes que se pueden ver desde el espacio.

Las papas del gigante de la comida rápida McDonald´s se cultivan en una granja industrial de 5.700 hectáreas llamada 100 Circles Farm, ubicada en el estado de Washington, la cual fue comprada por la pareja en 2018 por un valor de 171 millones de dólares.

Según una investigación de The Land Report, la tierra de cultivo fue adquirida a través de un conglomerado de empresas fantasmas vinculadas con Cascade Investments, el grupo de inversión de la pareja con sede en Kirkland, Washington.

En marzo Gates declaró que las compras de tierras agrícolas, no estaban relacionadas con sus esfuerzos más publicitados para promover la conciencia sobre el cambio climático y la agricultura sostenible.

“Mi grupo de inversión eligió hacer esto. No está conectado con el clima”, dijo, y agregó, “el sector agrícola es importante. Con semillas más productivas, podemos evitar la deforestación y ayudar a África a lidiar con las dificultades climáticas que ya enfrentan”.

Le recomendamos: CRÍAN NIÑOS para venderlos a élites PEDOFILAS: REVELACIONES de un exagente de la CIA

Ad will display in 09 seconds

El globalista Gates ha estado comprando campos en 18 estados. Entre sus propiedades más grandes se encuentran la de Louisiana (aprox. 28.000 ha.), Arkansas (aprox. 19.400 ha.) y Nebraska (aprox. 8.300 ha.). Además tiene una participación en aproximadamente 10400 ha. de tierra de transición en el lado oeste de Phoenix, Arizona, según reportó NewsPunch. 

No está del todo claro cómo se están utilizando las tierras agrícolas de Gates.

Charles V. Zehren, un portavoz de la empresa Cascade vinculada a Gates, dijo a NBC News cuando se lo interrogó, que la empresa fue siempre “muy partidaria de la agricultura sostenible”.

Sin embargo, los dichos de algunos agricultores que poseen tierras vecinas a las del multimillonario, tiran por tierra esas declaraciones, ya que afirman que las empresas de Gates han hecho poco para reservar los efectos de la agricultura industrial sobre el medio ambiente.

Los Gates han incursionado en temas agrícolas y ganaderos durante años. En el 2018 invirtieron 40 millones de dólares para investigación en vacunación genética del ganado. También en modificaciones genéticas de las plantas para obtener supercultivos.

Es bien conocido además que Bill Gates promueve, desde hace mucho tiempo, los productos genéticamente modificados. Pero sin dudas su idea más controvertida ha sido la de sugerir el reemplazo de la carne de ganado, por ‘carne’ sintética, es decir cultivada en laboratorio.

Según Gates esta sería una estrategia necesaria para abordar el cambio climático, ya que la eliminación del ganado bajaría la emisión del gas metano, un gas del efecto invernadero.

Otra de las inversiones del millonario filantropo que levantan polémica y sospechas, es en la producción de vacunas contra el virus PCCh, ya que muchos consideran que Gates tiene aspiraciones de controlar la población del planeta y posibles proyectos para disminuirla.

Los sectores izquierdistas y globalistas son fuertes aliados de Gates y continuamente fomentan la idea de que el empresario quiere invertir sus millones para ayudar al planeta a alcanzar cero emisiones de carbono, a erradicar la pobreza y las enfermedades, promoviendo la vacunación y sus controvertidas tecnologías en países del tercer mundo.

Mientras tenga vía libre para implementar sus desviadas ideas, estas no tendrán fin. Debemos reflexionar hacia dónde nos están conduciendo las pervertidas aspiraciones de quienes están intentando adueñarse de nuestros alimentos, de nuestra salud, y de nuestra libertad, en definitiva, de nuestra vida.

Vanesa Catanzaro – BLes.com