Brett Kavanaugh, juez de la Suprema Corte de EEUU nominado por Donald Trump, corre peligro por su postura provida ante la amenaza de activistas pro aborto.

La vida de los jueces de la Suprema Corte de Estados Unidos está bajo constante amenaza. Desde que se filtró un documento que muestra cómo la mayoría está de acuerdo con revocar el aborto legal, los conservadores viven acechados. Este miércoles fue arrestado un hombre armado por presuntamente querer matar al juez Brett Kavanaugh.

Nicholas John Roske, de 26 años, ha sido acusado de cargos federales de «intento de asesinato a un juez de la Corte Suprema«, según informó la oficina del fiscal federal en Maryland. El sospechoso se enfrenta a un máximo de 20 años de prisión, en caso de ser declarado culpable.

Según el informe policial, Roske estaba armado con al menos una pistola Glock y herramientas de robo y había amenazado con matar al juez por su postura provida.

Detalla que estaba molesto por la posible anulación de la decisión de la Corte Suprema Roe vs. Wade de 1973, que permitió el aborto a nivel federal. En caso de revocarse, sería decisión de cada estado permitir o no el aborto.

Esto no iría en contra de la posición de Roske, natural de California, estado de mayoría progresista. Sin embargo, la politización del caso ha logrado imponer un discurso en los medios: «La Suprema Corte le negará derechos a las mujeres».

La detención fue inmediata, en vista de que el propio joven de 26 años llamó al 911 diciendo que tenía «pensamientos suicidas» y planeaba matar a Kavanaugh. Permaneció en línea hasta que fue arrestado cerca de la casa del juez que fue designado durante la presidencia de Donald Trump.

Por medio de la confesión de Roske, un agente del FBI presentó su declaración jurada «en apoyo de una denuncia penal que acusa a Nicholas John Roske de intento de asesinato a un juez de la Corte Suprema de los Estados Unidos».

Biden condenó el hecho

El presidente Joe Biden ya condenó las acciones del activista que fue arrestado cerca de la casa del juez de la Corte Suprema, Brett Kavanaugh. Lo hizo «en los términos más enérgicos» y dijo que apoya la legislación para financiar una mayor seguridad para el tribunal superior y los jueces.

El subsecretario de Prensa de la Casa Blanca, Andrew Bates, señaló que «el presidente Biden condena las acciones de este individuo en los términos más enérgicos y agradece a las fuerzas del orden público por detenerlo rápidamente».

«Como el presidente siempre ha dejado en claro, los funcionarios públicos, incluidos los jueces, deben poder hacer su trabajo sin preocuparse por su seguridad personal o la de sus familias», dijo Bates. «Y cualquier violencia, amenazas de violencia o intentos de intimidar a los jueces no tienen cabida en nuestra sociedad».

Pero eso no fue suficiente para el senador republicano Mike Lee, quien agregó que Joe Biden ha debido «condenar las protestas ilegales en los hogares de los jueces y comprometerse a proteger a todos los miembros de la Corte de estas amenazas peligrosas y crecientes».

«Los ataques y las amenazas a los funcionarios de la Corte Suprema se han prolongado durante demasiado tiempo», agregó Lee.

La importancia de proteger a los jueces

Legisladores republicanos señalan al Partido Demócrata por dejar indefensos a los jueces. El líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, dijo que la amenaza contra la vida de Kavanaugh demuestra por qué el Senado aprobó por unanimidad el proyecto de ley de seguridad de la Corte Suprema.

«Los demócratas de la Cámara lo bloquearon inexplicablemente. Los demócratas de la Cámara deben detener su bloqueo y aprobar este proyecto de ley sin controversias hoy», dijo McConnell.

El juez amenazado fue nominado por Trump

No es un dato menor que Brett Kavanaugh fue nominado por Donald Trump, al igual que Amy Coney Barrett. Desde su nominación ha sufrido acoso continuo en las afueras de su residencia y campañas de desprestigio en su contra.

Ahora hay una mayoría católica entre los jueces de la Suprema Corte, lo cual se ha traducido a una mayoría provida. Esto a su vez ha desatado ataques contra la Iglesia, desde el robo de objetos sagrados hasta vandalismo, pasando por representaciones grotescas delante de los fieles que rezan el rosario.

Frente a la persecución ideológica y religiosa que se vive, los jueces han emprendido una investigación para saber quién estuvo a cargo de la filtración que hoy tiene sus vidas amenazadas.

Mientras tanto, el hombre que amenazaba con matar al juez Kavanaugh aguarda justicia.

Por Mamela Fiallo Flor – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.