Redacción BLes- El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, aclaró el pasado martes durante una conferencia de prensa que el mundo podría estar confiado de que habría una transición poselectoral sin problemas, pero que sería una para una segunda administración Trump.

Los comentarios del funcionario de la Casa Blanca causaron malestar en los demócratas que junto con los principales medios de comunicación sostienen la idea de que su candidato, Joe Biden, ganó las elecciones sin haber terminado el conteo electoral.

“¿Se está preparando actualmente el Departamento de Estado para colaborar con el equipo de transición de Biden y, de no ser así, en qué momento se retrasa, obstaculiza una transición sin problemas o representa un riesgo para la seguridad nacional?”, preguntó un reportero, según lo informado por BizPac Review.

Te puede interesar:

A la pregunta del periodista, el secretario de Estado respondió: “Habrá una transición sin problemas a una segunda administración Trump”, dijo. “Y estamos listos. El mundo está observando lo que está sucediendo”.

El funcionario de la Casa Blanca, además reafirmó las intenciones de llevar a cabo un reconteo de votos y luego de que ese proceso se complete “habrá electores seleccionados”, dijo.

Pompeo aseguró que para que el Departamento de Estado continúe siendo funcional se requería de una transición exitosa y aseguró que el gobierno haría lo necesario para seguir desempeñando las funciones que le corresponden en materia de seguridad nacional.

Otro reportero habría interrogado al funcionario de la administración Trump preguntándole cómo el Departamento de Estado estaba comprometido con las elecciones libres y justas en todo el mundo, cuestionando en ese sentido las afirmaciones del presidente Trump que rechazan la prematura victoria de Biden.

“Eso es ridículo y sabes que es ridículo, y lo preguntaste porque es ridículo”, dijo Pompeo. “Este departamento se preocupa profundamente por asegurarse de que las elecciones en todo el mundo sean seguras, libres y justas. Y mis oficiales arriesgan sus vidas para asegurarse de que eso suceda”.

“A menudo nos encontramos con situaciones en las que no está claro sobre una elección en particular. Trabajamos para descubrir hechos, trabajamos para hacer descubrimientos, para saber si de hecho el resultado, la decisión que se tomó reflejó la voluntad de la gente”, agregó el funcionario.

Actualmente el equipo legal del presidente Trump se encuentra reuniendo equipos de recuento de votos en varios estados clave del campo de batalla con el ánimo de presentar evidencia que revele el fraude empleado por los demócratas.

En estados como Georgia, Arizona y Pensilvania, el congresista saliente Doug Collins, el ex abogado de Trump, Kory Langhofer, y Ron Hicks de Porter Wright, se encargarán de impugnar los resultados ante los tribunales.

En estados como Pensilvania, el abogado personal del presidente Trump, Rudy Giuliani, ha dado a conocer que hay unos 60 o 70 testigos presenciales que han identificado fraude electoral y que están dispuestos a declarar.

César Múnera-BLes.com