Redacción BLes– La administración Biden anunció su intención de reactivar y expandir la “Protección del Título IX” contra las agresiones sexuales en los campus, una medida iniciada por Obama que permite que las mujeres denuncien violaciones o abusos sexuales y los denunciados sean penalizados sin importar si son culpables o no.

Según un reporte de Breitbart, la Protección del Título IX sancionada en 2011 por Obama se basó en estadísticas falsas del Instituto de Justicia Nacional que alegaba que “1 de cada 5 mujeres es víctima de una agresión sexual consumada o en grado de tentativa mientras está en la universidad”.

No obstante, según la Oficina de Estadísticas de Justicia, una división del Departamento de Justicia, la tasa real de agresiones sexuales en los campus universitarios es de 6,1 por cada 1.000 estudiantes, es decir, 0,03 de cada 5.

Supuestamente las estadísticas usadas por Obama que ahora Biden quiere volver a usar para reafirmar este falso concepto de que todos los hombres son innatamente abusadores, fueron respaldadas por el Centro para la Prevención de Enfermedades Contagiosas (CDC).

La académica residente del American Enterprise Institute (AEI), Christina Hoff Sommers, realizó un video desacreditando las estadísticas usadas por los demócratas.

“¿Dónde encontró el CDC más de un millón y casi 14 millones de víctimas de violencia sexual que los criminólogos profesionales pasaron por alto de alguna manera? Veo que utilizaron encuestas telefónicas mal construidas, con un bajo índice de respuesta y una muestra no representativa de los encuestados. A ninguna de las entrevistadas se le preguntó si había sido violada o agredida sexualmente”, descargó Sommers.

Cabe señalar que durante la pandemia actual, el CDC de Estados Unidos, bajo el liderazgo del Dr. Anthony Fauci, también infló las cifras de muertes por virus PCCh y cientos de miles de muertes que no fueron causadas directamente por el virus chino, fueron contadas dentro. Es decir, la reputación de esta entidad está en duda, ya que al parecer manipula las cifras para acomodar una agenda política.

Betsy Davos, la exsecretaria de educación de la era Trump, revocó la aplicación del Título IX buscando que las denuncias de abusos sexuales tengan un procedimiento donde las víctimas y los acusados puedan defenderse y tildó de “cortes canguro” los procedimientos donde se llevaban a cabo dichas denuncias.

Una meta del comunismo detrás de la medida

El Título IX es un paralelo al movimiento “me too” iniciado por las celebridades de Hollywood y usado como un martillo por el así llamado “feminismo” para descargar su guerra contra la familia tradicional.

Si bien las diferencias entre el “Me too” y los campus es enorme, ya que Hollywood realmente está infestado de pedófilos, predadores sexuales y promiscuidad, el principio es el mismo: alienar las relaciones normales entre hombre y mujer, poniendo los sexos opuestos en una constante contradicción, ya que la más simple demostración de interés puede ser tomado como “acoso sexual”.

El objetivo final es demonizar la familia tradicional o el supuesto “patriarcado”, ya que una vez que se rompe el núcleo familiar, se pierden los valores tradicionales, la gente deja de creer en lo divino y es allí donde la ideología comunista se expande en la sociedad.

Álvaro Colombres Garmendia-BLes.com