El empresario conservador JD Vance ganó la interna contra los republicanos anti-Trump y peleará por un cargo en el Senado.

Trump marcó una enorme victoria esta semana en Ohio, donde se llevaron a cabo las elecciones primarias del Partido Republicano, y el ex presidente se jugaba el control del partido en 22 carreras distintas para legisladores locales, diputados nacionales, senadores y el propio gobernador. En contra de todos los pronósticos, los 22 candidatos que él apoyó se quedaron con la victoria.

Sin lugar a duda, la carrera más reñida estuvo en la primaria para ocupar el puesto que dejará vacante el senador Rob Portman en noviembre. James David Vance, resultó victorioso luego de imponerse ante el ex-secretario del tesoro de Ohio, Josh Mandel y al senador estatal Matt Dolan.

JD Vance contó con el apoyo directo de Trump, mientras que Mandel trató de mostrarse como un moderado que apoyaba las políticas del ex presidente pero no logró su endorsement. Por último, Dolan, un verdadero RINO (“Republicano Solo En Nombre”), trató de representar al sector anti-Trump del partido, que cada vez queda más marginado.

La elección tripartita fue complicada pero finalmente Vance sacó una ventaja de casi el 3% sobre Mandel (20,4% y 17,6% respectivamente), seguidos por Dolan quien se acercó a Mandel con un resultado del 17,2%.

Con un menor porcentaje de votos resultaron cuarto y quinto respectivamente Mike Gibbons con el 14,5% y la ex-presidente del GOP de Ohio Jane Timken obteniendo el 13% de los votos, ambos también leales a Trump pero que no contaron con su apoyo.

En noviembre, Vance deberá enfrentarse al candidato demócrata que resultó victorioso en las primarias de su partido, Tim Ryan, quien en 2018 y 2019 se proyectó como posible candidato para las elecciones presidenciales de 2020, pero en octubre de 2019 se retiró de la campaña. Ohio hace varias décadas que está en manos de los republicanos, y todo indica que Vance ganará cómodamente.

JD Vance nació en la ciudad de Middletown, Ohio, en 1984, donde fue educado y luego se unió al cuerpo de Marines estadounidenses donde participó de la Guerra de Irak como soldado y luego como diplomático.

A la vuelta, Vance se graduó en la Universidad Estatal de Ohio como Licenciado en Ciencias Políticas y Filosofía para luego conseguir un Doctorado en Leyes en la Universidad de Yale. Sin embargo, dedicó su vida al mundo de las empresas.

Se mudó a San Francisco unos años después y empezó a trabajar en una serie de empresas tecnológicas de Sillicon Valley, donde logró ahorrar un dinero que luego utilizó para invertir en emprendimientos de otras personas. El dinero estuvo bien puesto, ya que estas empresas despegaron y rápidamente amasó una pequeña fortuna.

Su perfil rápidamente lo llevó a poner ese dinero en la política, apoyando campañas de republicanos en todo el país. Junto a Peter Thiel, otro empresario multimillonario de derecha, se convirtieron en los últimos años en los principales financistas de las aventuras políticas de Trump.

Thiel fue asesor económico de Trump durante sus 4 años en la Casa Blanca, y Vance, cansado de la censura en redes sociales y otras problemáticas más modernas que aquejan a los conservadores, decidió meterse como candidato personalmente.

Además de las elecciones primarias celebradas el pasado martes con la atención puesta en quién sería elegido para reemplazar a Portman, también sucedieron las primarias para definir el candidato a buscar la gobernación del estado.

El actual gobernador, Mike DeWine, también apoyado por Trump, resultó ganador en el Partido Republicano con el 48% de los más de 150.000 votos en las primarias, y se enfrentará con Nan Whaley, quien se quedó con la victoria en las primarias del Partido Demócrata.

Los candidatos de Trump también se hicieron con la victoria en todos los distritos que elijen diputados nacionales, además de los cargos para la Corte Suprema, Fiscal General, Secretario de Estado, Auditor General, y miembros de la Asamblea.

Todos los candidatos ganadores defienden que la elección del 2020 fue robada por el Partido Demócrata en el fraude electoral más grande de la historia del país, y que Biden es un presidente de extrema izquierda.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.