Sundar Pichai, director ejecutivo de Google, rindió testimonio, el 11 de diciembre, ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, sobre las cuestionables actividades de la empresa respecto a la privacidad de sus usuarios y la supuesta tendencia anti conservadora de que se le acusa, entre otras.

La audiencia perdió rigor y precisión debido a las astutas respuestas del ejecutivo, a la asistencia con que contó por parte de los demócratas, [que reciben abundantes contribuciones de Alphabet, la matriz de Google], que le hacían preguntas irrelevantes y así agotaban el tiempo, y a los escasos conocimientos tecnológicos de los representantes, de acuerdo con Fox News del 12 de diciembre.

Las preguntas tontas ayudaban a Google porque desviaban la atención de las evasivas respuestas de Pichai, desorientando a la audiencia, lo que finalmente hizo que cerca de la mitad de las preguntas quedaran sin responder.

Ante todos los cuestionamientos el ejecutivo negó sistemáticamente la discriminación contra los conservadores.

Igualmente negó haber trabajado para inclinar el voto latino hacia los demócratas.

Sobre el proyecto “Dragonfly”

“Dragongfly” el motor de búsqueda diseñado para censurar a los usuarios en China,
“Dragonfly” el motor de búsqueda diseñado para censurar a los usuarios en China.

En cuanto al motor de búsqueda diseñado para censurar a los usuarios en China, dijo que su empresa no tenía planes “actuales” de lanzar el motor en ese país, si bien admitió que más de 100 empleados han contribuido en el proyecto, pero que era “interno”, por ahora, según el mismo medio.

La empresa dejó durante ocho años el desarrollo de un motor de búsquedas, llamado “Dragonfly” (Líbelula), y al parecer lo ha retomado con la intención de aplicarlo en China, siguiendo las exigencias de censura del régimen comunista.

Con cada una de las búsquedas se identificaría el número telefónico del usuario, para que el régimen vigile a los ciudadanos con detalle, según The Intercept, yendo en contra de los Derechos Humanos.

Adicionalmente el buscador eliminaría todos los temas prohibidos por el gobierno chino, reduciendo a los usuarios únicamente a los datos dados por la versión oficial, entre ellos, por ejemplo, los datos meteorológicos, con los niveles de contaminación y las toxinas contenidas modificados.

Más aún, la ejecución del motor de búsqueda sería gestionada por una compañía china, quedando Google al margen del control.

Al respecto Jack Poulson, uno de los científicos que trabajaba en el proyecto “Dragonfly”, y renunció a la compañía por los efectos de la censura, fue claro en su declaración.

“Veo nuestra intención de ceder ante las demandas de censura y vigilancia a cambio del acceso al mercado chino como una pérdida de nuestros valores y posición de negociación gubernamental en todo el mundo”.

Finalmente, Fox News considera que Google seguirá sus tendencias, dominando las búsquedas en  China, India, Birmania, Siria y cualquier lugar con mercado y dinero, y que fue la ganadora ante la audiencia de la Cámara de Representantes.

Sintetizando: “… Todo este ejercicio se sintió como una pérdida de tiempo y recursos”, en términos de Businessinsider.

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la Portada BLes.com