Redacción BLes – Matt Braynard, director del Proyecto Integridad del Voto (VIP) que realizó con su equipo un análisis detallado de irregularidades en las elecciones presidenciales, publicó este 10 de diciembre en su cuenta de Twitter confirmación de que envió al gobernador y al secretario de estado de Georgia, las pruebas de que ese estado, hubo más de 21.000 votos ilegales.

“Según FedEx, el conjunto de datos completo de los hallazgos de VIP se ha entregado al gobernador, el fiscal general y el secretario de estado de Georgia en formato digital en una unidad USB con la carta adjunta que identifica más de 21 mil anomalías.”

Braynard anunció a principios de noviembre que se embarcaba en una difícil tarea, cruzar información de los padrones en los estados en los que Trump disputa los resultados con las bases de datos de cambios de domicilio, personas fallecidas y revisar votantes inactivos.

Matt, quien previamente trabajó para la campaña de Trump como experto en análisis de datos, explicó que su enfoque era el más directo en términos de probar la existencia de votantes ilegales simplemente revisando qué votantes se mudaron del estado pero aún así sus votos fueron contados, o votantes que han muerto pero votaron igualmente. Con respecto a los votantes inactivos, explicó, si alguien estuviera interesado en cometer fraude, lo primero que haría sería buscar a estas personas que solo votaron una vez o pocas veces, pues sus votos pasarían desapercibidos.

Le recomendamos:

El método que usó VIP fue establecer call centers y llamar uno por uno a las personas de quienes consiguieron sus datos y hacerles las preguntas correspondientes para verificar si fueron ellos realmente quienes votaron ilegalmente o si hubo otros motivos.

Braynard concluyó que según sus hallazgos, en tres de los estados disputados, hay suficiente evidencia para dar vuelta los resultados.

En este caso, con los 21 mil votos ilegales del estado de Georgia, son más que suficientes para anular la mínima ventaja de 12 mil votos aproximadamente del candidato demócrata sobre Trump.

El presidente Trump tuiteó hoy el comentario de uno de sus seguidores que resume la situación de Georgia:

“La gente está molesta y tiene derecho a estarlo. Georgia no sólo apoyó a Trump en 2016, sino ahora. ¿Este es el único estado en el Sur Profundo que fue para Biden? ¿Han perdido la cabeza? Esto va a escalar dramáticamente. Este es un momento muy peligroso en nuestra historia, el hecho de que nuestro país está siendo robado. Se está dando un golpe de estado frente a nuestros ojos, y el público no puede soportarlo más.”

Actitudes sospechosas de los funcionarios georgianos

El 6 de diciembre pasado, emergió un video donde el gobernador de Georgia, Brian Kemp, aparece rogando a los chinos a que inviertan en su estado. Si bien el video puede ser visto simplemente con la mentalidad de alguien que busca el bienestar de su gente, el hecho de que sea China presenta serias dudas pues Trump ha estado en una guerra con la dictadura comunista tratando de devolver los puestos de trabajo a los estadounidenses y castigando a sus funcionarios involucrados en serias violaciones a los derechos humanos.

De manera similar, el secretario de estado también se ha negado a verificar las firmas de los votos por correo y solo autorizó el recuento de los votos sin ningún tipo de auditoría, certificando los resultados fraudulentos y negando la existencia de la masiva evidencia de irregularidades.

Álvaro Colombres Garmendia – BLes