Redacción BLes.com – Ghislaine Maxwell, conocida por ser amante y confidente del magnate pedófilo Jeffrey Epstein, quien fue encontrado muerto en una prisión de Nueva York el año pasado bajo un aparente suicido, señaló que probablemente habría sido asesinado y teme enfrentar el mismo destino mientras espera la llegada de un juicio.

“La opinión de todos, igual de la de Ghislaine, es que Epstein fue asesinado. [Ahora ella] Recibió amenazas de muerte antes de ser arrestada”, afirmó a The Sun un amigo no identificado.

Si bien la semana pasada Maxwell negó las acusaciones por abuso sexual de menores ante la corte federal de Manhattan por medio de una videoconferencia desde la prisión, la juez Alison Nathan rechazó la petición de la defensa para adquirir la libertad condicional.

La socia y exnovia del financiero se prepara ahora para encarar un juicio programado para el 12 de julio del 2021. Mientras tanto ella teme que la golpeen brutalmente al interior de la prisión de Nueva York -descrita por los mismos guardias como ‘un infierno’- según dijo un amigo de la familia de la mujer de 58 años.

Otra fuente indicó que la prisión “es lo mismo que la Bahía de Guantánamo: luces encendidas, ruido e interrupción constante del sueño”.

De acuerdo con la acusación elaborada por el Departamento de Justicia “al menos entre 1994 y 1997, o hasta 1994, Maxwell y el co-conspirador Jeffrey Epstein explotaron a niñas de tan solo 14 años, incluso incitándolas a viajar y transportarlas con el propósito de participar en actividades ilegales, actos sexuales”.

“Como se alega, sabiendo que Epstein tenía preferencia por las chicas jóvenes, Maxwell desempeñó un papel fundamental en la preparación y el abuso de las víctimas menores que tuvieron lugar en lugares como Nueva York, Florida y Nuevo México. Además, como se alega, Maxwell hizo varias declaraciones falsas en declaraciones juradas en 2016”, agrega la acusación.

Según The Daily Wire, Epstein perdió la vida el 10 de agosto y posteriormente el médico forense que evaluó el cadáver habría dictaminado que la muerte era el resultado de un suicidio.

Sin embargo un posterior informe reveló que no se siguieron los protocolos de la prisión federal ya que transfirieron el cuerpo inerte de Epstein directo a la sala de emergencias, en vez de dejarlo donde estaba.

“El protocolo de la Oficina de Prisiones exige que una escena de suicidio se trate con el mismo nivel de protección que cualquier escena del crimen en la que haya ocurrido una muerte”, señaló un informe de 60 minutes.

La periodista Sharyn Alfonsi del medio antes citado, indagó con el experto Michael Baden sobre la veracidad de las declaraciones ofrecidas en los medios oficiales. “Hay una fotografía de cuando fue encontrado muerto en su celda?”, preguntó la reportera.

Baden respondió que no había evidencia fotográfica, sin embargo reconoció que la evidencia oficial dada a conocer hasta ahora, incluida la autopsia, “apunta mucho más al asesinato y estrangulamiento que al suicidio”.

A Maxwell se le conoce comúnmente como la ‘socialité británica’, por sus estrechos vínculos con personalidades de la élite política británica y estadounidense.

Según un artículo de la revista Vanity Fair del 2011, la hija del magnate británico de los medios, Robert Maxwell, fue descrita como alguien educada, con amigos poderosos que siempre fue considerada la más “Interesante” y “vivaz” en cualquiera de los eventos sociales a los que asistía.

Maxwell no solo manejaba las finanzas de Epstein y administraba sus propiedades; sino que incluso conducía su helicóptero. La exnovia del financiero, acusada de reclutar a menores de edad que se convertían en sus víctimas sexuales también las instruía en maneras de complacerlo, llegando incluso ella misma a estar involucrada en el abuso, según el Daily Mail.   

El pasado 2 de julio Maxwell fue arrestada en Bradford, Nuevo Hampshire, mientras se alojaba en una propiedad de 64 hectáreas.

Como indica la BBC, una vez que los agentes del FBI acudieron a la mansión para capturar a Maxwell, se vieron en la necesidad que entrar por la fuerza ya que ella no acudió a la puerta y una vez lograron ingresar la encontraron escondida en una de las habitaciones.

El 6 de julio fue trasladada hasta el Centro de detención Metropolitano de Brooklyn, desde donde testificó y hasta ahora espera un juicio el próximo año.

César Munera – Redacción BLes.com