Redacción BLes- El portavoz electoral del estado de Georgia, EE. UU., Gabriel Sterling, anunció el hallazgo de 2.705 votos en el Condado de Fayette, la mayoría de los cuales pertenecían al presidente estadounidense, Donald Trump.

“Había votos que habían sido escaneados y estaban en una tarjeta de memoria, pero el problema era que no habían sido cargados”, explicó Sterling atribuyendo la falla a un error humano, según informó el medio local 11 Alive News el 17 de noviembre. 

Al realizar la distribución de los votos correspondieron 1.577 para Trump y 1.128 para Biden, reduciéndose la ventaja que llevaba este a 12.929 votos, aclaró el reportero del Daily Beast, Sam Brodey, a través de un tuit. 

El hallazgo en el condado de Fayette sigue a otro registrado el día anterior en el condado de Floyd, donde también,  se encontraron miles de votos adicionales en otra tarjeta de memoria cuyos datos tampoco habían sido cargados al sistema general.

En este caso los votos también eran principalmente para Trump con 1.643 mientras que a Biden le correspondieron solo cerca de la mitad, es decir, 865 y 16 para el libertario Jo Jorgensen. 

Te puede interesar:

Observando estos dos casos desde otro ángulo, se nota una fuerte tendencia en favor de Trump, y aunque se trata de una muestra muy pequeña es consistente con la mayoría de las manifestaciones multitudinarias que le expresaron sus seguidores. 

En un proceso electoral manchado por el escándalo de los fraudes, los seguidores de Trump marchan exigiendo transparencia en el conteo de los votos, en este sentido se programa una marcha en la capital del estado de Georgia, Atlanta, para el 21 de noviembre. 

Junto a los muchos indicios de engaño que han tenido que ser demandados por el equipo legal de la Campaña Trump, el que más se destaca es el efectuados por el conteo electrónico administrados por Dominion Voting System

 A este sistema de conteo de votos se le culpa de desviar miles de votos del presidente Trump hacia Biden, y de eliminar millones de votos. A este caso se le empieza a llamar Dominiongate.

Las repercusiones de este fraude parecen ser descomunales, dado que involucra una extensa red de interferencia electoral que abarca varios países, y se especula que grandes personalidades de la política estadounidense estarían comprometidas también con este delito. 

Posiblemente las autoridades federales encuentren aplicación a la Orden Ejecutiva firmada por Trump en el 2018, que castiga las interferencias de otros países con, al menos, la confiscación de sus bienes en territorio estadounidense.

José Hermosa-BLes.com