Redacción BLesUn denunciante aportó al Congreso de EE. UU. documentos que demostrarían que el fiscal General, Merrick Garland, ordenó al FBI investigar a los padres de los estudiantes, bajo la etiqueta de “terroristas domésticos”. 

Más aún, Garland podría haber faltado a la verdad ante el Congreso al testificar bajo juramento que ni el FBI ni el Departamento de Justicia, habían intervenido en esas operaciones antiterroristas, de acuerdo con Fox News del 16 de noviembre.   

Ante estas actuaciones de Garland, el legislador Jim Jordan, republicano de Ohio y miembro principal del Comité Judicial de la Cámara de Representantes destacó: “Merrick Garland testificó que el FBI no tenía como objetivo a los padres”.

Y agregó: “Ahora sabemos que el FBI está ‘marcando’ a los padres que considera amenazantes. El Fiscal General tiene que dar algunas explicaciones”. Asimismo dijo dirigiéndose a Garland:

“Sin embargo, si usted estaba al tanto de las acciones del FBI en el momento de su testimonio, esta evidencia demostró que usted engañó voluntariamente al Comité sobre la naturaleza y el alcance del uso de las herramientas antiterroristas del Departamento para atacar a los padres preocupados en las reuniones del consejo escolar”, añadió Jordan.

En este sentido, el senador Josh Hawley, también republicano de Ohio, estuvo de acuerdo con Jordan considerando en un tuit: “Si esto es exacto, los padres están recibiendo el tratamiento de terroristas domésticos después de todo”.

Un correo electrónico interno de las divisiones criminal y antiterrorista del FBI, reveló las instrucciones dadas a los agentes para que aplicaran la etiqueta de amenaza “EDUOFFICIALS” a todas las investigaciones sobre posibles amenazas a los funcionarios de educación, a escala nacional. 

Por su parte, el FBI respondió a las acusaciones: “El FBI nunca se ha dedicado a investigar a los padres que se manifiestan o a vigilar el discurso en las reuniones de los consejos escolares, y no vamos a empezar ahora”.

Todo este proceso fue promovido por una carta de la Asociación Nacional de Consejos Escolares publicada en septiembre, en la que pedía a las agencias federales que investigaran si las supuestas amenazas a los miembros de los consejos escolares constituían una amenaza terrorista nacional.

En función de esa carta, Garland ordenó al FBI y a las fiscalías de Estados Unidos que hicieran seguimiento a las supuestas amenazas contra los consejos escolares, el 4 de octubre.

Este dispositivo generó una amplia protesta de los padres estadounidenses. Por su parte, la presidenta y fundadora de la organización sin ánimo de lucro Parents Defending Education (Padres Defensores de la Educación), Nicole Neily,  fue una de las que se manifestó diciendo: 

“La burocracia educativa de Estados Unidos no solo ha declarado la guerra a los padres preocupados por las escuelas locales, sino que también lo ha hecho el Departamento de Justicia, que ha armado al FBI contra los padres para acallar su discurso”, en un comunicado, de acuerdo con National Review. 

Y agregó: “El pueblo estadounidense merece una explicación completa de quién estuvo involucrado exactamente, y cuándo, para que se puedan prevenir atroces extralimitaciones como esta en el futuro”.

Las protestas hicieron que 17 fiscales generales estatales exigieran al Departamento de Justicia rescindir con urgencia el memorando publicado el 4 de octubre, en el que se ordena al FBI a colaborar con los estados a silenciar a aquellos padres con hijos en edad escolar que estén en contra de la Teoría Crítica de la Raza (TCR) y otras políticas educativas de izquierda.

José Hermosa– BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.