Redacción BLesLa fundación del difunto David Packard, cofundador del gigante tecnológico Hewlett-Packard, ha donado al rededor de 350 millones de dólares durante los últimos cinco años en virtud de promover los abortos siguiendo las directivas de luchar por el “control poblacional”. 

Según los informes David Packard, un multimillonario con raíces republicanas que participó en política junto al expresidente Richard Nixon, antes de su fallecimiento en 1996 ha manifestado su preocupación por las “vertiginosas tasas de natalidad”, las cuales según él podrían causar un verdadero caos para la humanidad.

Antes de morir le dio claras directivas a sus tres hijas sobre este asunto y una de ellas se hizo responsable de su fundación la cual adquirió una tendencia sumamente progresista al colocar como punto de partida el deseo por frenar el crecimiento de la población mundial, reportó el Washington Free Beacon.

Así es como según una revisión de sus declaraciones financieras, la fundación dedicó cerca de 350 millones de dólares a esta causa sólo durante los últimos cinco años. 

Estas inversiones han permitido a los sucesores de Packard lograr victorias significativas para promover la agenda antinatalista del fallecido multimillonario. 

Gran parte de ese gasto se ha destinado a ampliar el acceso al fármaco abortivo mifepristona, según la investigación de Beacon

Durante el último año, la Fundación Packard jugó un papel central en la lucha por la desregulación de estas pastillas abortivas, canalizando millones a grupos de defensa liberales que encabezaron el impulso legal y político para eliminar las barreras de las píldoras por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

La mifepristona se usa para abortar a los bebés nonatos hasta las 10 semanas de embarazo. Bloquea la hormona progesterona y básicamente hace que el bebé muera de hambre. 

Durante décadas, la FDA requirió que los abortistas proporcionaran el medicamento en persona luego de un examen médico debido a sus altos riesgos. En diciembre de 2021, sin embargo, la administración de Biden eliminó el requisito y comenzó a permitir que el medicamento se vendiera por correo y sin prescripción médica.

La fundación entregó millones de dólares a grupos pro-aborto que presionaron al Congreso para que el gobierno federal ponga fin a las regulaciones de seguridad convirtiéndose en cómplices directos de la matanza de millones de bebés por nacer.

La empresa GenBioPro, que recientemente desarrolló una forma genérica del fármaco abortivo, fue una de las grandes beneficiadas de los aportes de la Fundación, según el informe.

La promoción del aborto y el control de la población han sido objetivos de la Fundación Packard durante décadas. En 1996, otorgó un préstamo de 14 millones de dólares a Danco Laboratories para ayudarlo a lograr la aprobación y comenzar a vender el medicamento abortivo mifepristona en los Estados Unidos.

En el sitio web de la fundación, se puede encontrar una gran cantidad de notas relacionadas con sus participaciones exitosas en logros obtenidos por organizaciones pro abortistas y numerosos relatos sobre los supuestos “beneficios” de estos para la población.

Packard se unió a una extensa lista de multimillonarios, entre los que se destacan Bill Gates, George Soros, Warren Buffet, que decidieron invertir parte de sus fortunas en la cuestionada industria del aborto, responsable de la matanza de millones de niños inocentes en todo el mundo. 

Solo en Estados Unidos, durante el año 2021 se llevaron a cabo alrededor de 1 millón de abortos, convirtiéndose en la principal causa de muerte.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.