A los políticos les gusta hablar de cómo bajar los precios de las medicinas, pero, como es habitual, los verdaderos líderes son quienes logran hacerlos realidad.

El empresario multimillonario Mark Cuban ha anunciado recientemente su última e innovadora innovación, que debería llamar la atención de los estadounidenses. Se trata de una farmacia online de medicamentos genéricos que elimina a intermediarios (compañías de seguros, PBM, etc.) y ofrece transparencia de precios a los consumidores.

De este modo, Cuban puede reducir sustancialmente los precios de estos medicamentos para los pacientes y ganar dinero en el proceso.

“No todo el mundo se fija el objetivo de ser el productor y proveedor a menor costo”, dijo Cuban a Axios. “Mi objetivo es obtener beneficios al tiempo que se maximiza el impacto”.

Según Cuban y la página web de su empresa, todos los medicamentos tendrán un precio de costo más un margen de ganancia del 15%.

La Mark Cuban Cost Plus Drug Company fue creada para eliminar los gestores de ganancias farmacéuticos (PBM), sobre los cuales los farmacéuticos llevan tiempo advirtiendo a los estadounidenses.

Estas entidades gestionan los beneficios de los medicamentos para los grandes empleadores y las compañías de seguros, y aunque son un actor menos conocido en la industria farmacéutica, son uno de los más caros.

En resumen, estos intermediarios negocian con los fabricantes de medicamentos y las farmacias para controlar el gasto en medicamentos. Eligen qué medicamentos cubre el seguro, determinan los co-pagos, deciden qué farmacias entran en qué planes y deciden cuánto se reembolsará a las farmacias por determinados medicamentos. En conjunto, suben el precio de los medicamentos mediante medidas como el diferencial de precios, por el que cobran al patrocinador del plan por encima del costo del medicamento y se quedan con la diferencia como ganancia.

Las compañías de seguros amiguitas, que están respaldadas por normas estatales y federales, obligan a los farmacéuticos a trabajar con estos intermediarios (negándose a cubrir las prescripciones en caso contrario) que bloquean la información sobre el verdadero precio de los medicamentos y los descuentos que reciben en las negociaciones. También ofuscan la información sobre el ahorro de costos de los medicamentos (por ejemplo, si el paciente puede pagar en efectivo y obtener realmente un precio más barato frente a hacerlo a través del seguro).

“¿Confiaría usted en su médico para tomar la decisión sobre su quimioterapia, o en una corporación?” dijo Ted Okon, director ejecutivo de la Community Oncology Alliance, un grupo comunitario de médicos oncólogos. “Es inaceptable que un paciente con cáncer, especialmente alguien que necesita urgentemente un tratamiento, no entienda por qué no puede conseguir el medicamento”.

Dado que las compañías de seguros se niegan a trabajar con las farmacias que no recurren a los PBM, Cuban está eliminando por completo a los PBM, ofreciendo una alternativa basada en el dinero en efectivo que vende los medicamentos directamente al consumidor.

De entrada, los consumidores tendrán acceso a 100 medicamentos genéricos a un precio que seguirá siendo inferior al que pagarían los clientes a través de su seguro o de los copagos (sí, así es como los PBM aumentan el precio de los medicamentos). La empresa comprará directamente a terceros proveedores y, pronto, fabricará sus propios productos.

¿De qué tipo de ahorro estamos hablando? La NPR ofreció un vistazo a la posibilidad.

“Una dosis de 30 de imatinib, que se utiliza para tratar la leucemia y otros tipos de cáncer, cuesta tan sólo 17.10 dólares en la farmacia de Cuban, en comparación con los 2.502,60 dólares de otras farmacias”, informó Joe Hernández de NPR.

Esta es una excelente noticia. Pocos estadounidenses comprenden el importante papel que desempeñan las compañías de seguros y sus intermediarios en el desbarajuste de nuestro mercado sanitario y en el encarecimiento de los productos y servicios básicos. Los burócratas, los políticos, las compañías de seguros y los grupos de presión del sector sanitario han creado un mercado tan excesivamente regulado y amiguista que la única forma de evitar que la burocracia estrangule a los consumidores es eliminarlos por completo de la ecuación.

Cuban, un brillante y astuto hombre de negocios, vio claramente la raíz del problema en lo que respecta a los precios de los medicamentos y está haciendo algo para cortar la podredumbre.

“La transparencia es la palabra de moda en la sanidad. Es fácil entender por qué. Los mercados sanitarios estadounidenses carecen en general de transparencia. Y, sin ella, el mercado no puede funcionar de forma óptima”, escribió Joshua Cohen, de Forbes. “Hay que elogiar a Mark Cuban por abordar la falta de transparencia”.

La visión de Cuban contrasta fuertemente con la de muchos legisladores que siguen sin entender nada, trabajando para promulgar topes para los precios de medicamentos que crearían escasez en lugar de abordar los verdaderos problemas subyacentes que hacen que las medicinas sean caras en primer lugar.

La transparencia de precios permite a los consumidores comparar precios, lo que obliga a las empresas a ofrecer mejores productos y precios más bajos. Así que la competencia y la elección del consumidor son la clave para que los medicamentos sean asequibles.

El precio no es más que una señal que comunica la escasez. Pero en Estados Unidos, el esquema de regulación entre el gobierno y las compañías de seguros impide que los consumidores conozcan estas importantes señales. Eso significa que carecen de información que podría ayudarles a bajar el precio de los productos de salud. Como dijo el economista Thomas Sowell, “los precios son importantes no porque el dinero se considere primordial, sino porque los precios son un transportador rápido y eficaz de información que corre a través de una vasta sociedad en la que hay que coordinar el conocimiento fragmentado”.

Si los consumidores supieran que tienen opciones más baratas para las medicinas, las elegirían. Si los fabricantes de medicamentos pudieran comunicar directamente sus costos a los consumidores, podrían bajarlos para satisfacer la demanda y vender más su producto. El nuevo negocio de Cuban elimina a todos los intermediarios y permite este tipo de negociaciones. Es el ingenio del mercado libre.

Ya es hora de construir modelos que se salten a las compañías de seguros y a los políticos. Debemos erradicar su control sobre el mercado.

La gran mayoría de los gobernantes no aciertan con los precios de las medicinas. Cuban es pionero al construir el verdadero camino que traerá a los norteamericanos los resultados que necesitan desesperadamente.

Hannah Cox – fee.org.es

 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.