Redacción BLes– El presidente estadounidense, Donald Trump, apeló ante la Corte Suprema para que declare “inconstitucionales y nulos” los resultados electorales en el estado de Wisconsin, y ordene la designación de los electores estatales.

“En Wisconsin, las barreras de seguridad contra el fraude fueron bajadas repetidamente por burócratas no elegidos, que cambiaron las reglas en la víspera de la elección sin autoridad para hacerlo”, dijo el abogado del presidente Trump, Bill Bock, según The Federalist del 31 de diciembre. 

Dado que los votos impugnados a causa de las irregularidades administrativas superan sustancialmente los 20.682 votos con los que se certificó al candidato demócrata presidencial, Joe Biden, Trump sería el ganador legalmente.

Bock agregó: “Pedimos al Tribunal que declare inconstitucionales estos cambios de última hora y que concluya que hacen imposible determinar qué candidato recibió más votos válidos”.

En la apelación se citan como inconstitucionales la “implementación de buzones de votación no presenciales no autorizados e ilegales, y el obligar a los trabajadores electorales a realizar correcciones ilegales en los certificados de testigos de votos no presenciales”.

También “el uso indebido generalizado por parte de los votantes del estatus de ‘confinamiento indefinido’ eludiendo las leyes de identificación de los votantes”, además de la continuación del recuento de votos “inválidos” después del 3 de noviembre.

Asimismo, Trump busca que el fallo obtenga la máxima efectividad solicitando que la Corte Suprema considere el caso expedito y lo resuelva antes del 6 de enero, día en el que se reunirá el Congreso para asignar la presidencia al ganador de las elecciones.

Trump llega al máximo tribunal luego de que estas peticiones fueran desestimadas en instancias inferiores, en su empeño por asegurar la transparencia electoral que merecen los estadounidenses. 

“Tenemos que restaurar la integridad de nuestro proceso a través de cada mecanismo legal y constitucionalmente viable. Estados Unidos ha visto el alcance de la corrupción en esta elección y está exigiendo una rápida resolución”, declararon los abogados Rudy Giuliani y Jenna Ellis, según el medio estatal Wispolitics. 

En el controvertido proceso electoral presidencial 2020 vivido en Estados Unidos la concepción generalizada es de que los demócratas se ‘robaron’ los resultados, y ante las negativas de los tribunales a actuar en consecuencia alrededor de 140 congresistas se niegan a certificar los resultados.

“Nos negamos a certificar una elección robada”, dijo en parte de sus declaraciones la congresista republicana electa Marjorie Taylor Greene, de Georgia, en una entrevista con Breitbart el 30 de diciembre.

Agregando: “Como miembros del Congreso, es nuestro deber proteger la integridad de nuestras elecciones”.

José Hermosa-BLes.com