Redacción BLes- José Aliaga, un ciudadano americano de Perú, en su testimonio de lo que ocurrió la madrugada del 4 de noviembre en el centro de votación de Detroit, Michigan, confirmó lo denunciado en previos reportes sobre decenas de cajas con votos para el candidato demócrata que llegaron después del cierre de comicios pero que igualmente fueron contados ilegalmente en ausencia de los vigilantes de urnas republicanos.

El Sr. Aliaga dio su testimonio en el canal de Youtube de Distrito 13 este viernes 13 de noviembre, el cual hasta ahora colectó 5 testimonios del fraude electoral en el estado de Michigan.

El hecho principal que denuncia José es algo que se ha reportado anteriormente y que coincide con varios otros testigos presenciales: Alrededor de las 3:30 a.m. del miércoles 4 de noviembre, llegaron varios vehículos al centro de convención TFC de Detroit, con unas 60 cajas con votos por correo. José cumplía su rol como vigilador de urnas representando al partido republicano.

Cuando quiso acercarse a observar el conteo de estos votos, los miembros demócratas de los cuales había una proporción de 200 por cada 60 republicanos obstruyeron su vista argumentando que tenía que mantener 2 metros de distancia y finalmente no lo dejaron observar el conteo de los votos, pero sí notó que solo tenían marcado la opción de presidente (Biden) y senador (Gary Peters).

El Sr. Aliaga recuerda la hostilidad de estas personas, mientras que los demócratas podían caminar libremente, usar sus celulares y hablar con los que cuentan los votos (legalmente está prohibido) a todos los que fueron a apoyar al presidente Trump, se les prohibía el uso del celular (sí está permitido por ley), los “marcaban” con una identificación que tenían que llevar colgada del cuello que decía que eran del GOP (Gran Viejo Partido).

Te puede interesar:

“Cuando estaba caminando por allí, tenía a estas dos mujeres siguiéndome, quiero decir tenían tatuajes, se parecían mucho al tipo de… para mí no eran gente decente,” explicó José que se sintió intimidado durante toda la jornada.

“Su trabajo era intimidarme, hacerme sentir como una porquería. Hacer que sienta que cada vez que iba a hacer algo me iban a dar una paliza o algo así,” recordó el Sr. Aliaga.

También recuerda que había un grupo de hombres que encajan con su descripción de ‘gente de Antifa’ que eran aún más agresivos y buscaban pelearse con los republicanos, hacerlos sentir incómodos para interferir con su trabajo de observar el proceso de validación y conteo de votos.

Cuando llegaron las cajas a la madrugada, José revisó en su celular que Trump ganaba en Michigan por al menos 300.000 votos. Al rato de contar esos ‘votos extras’ la ventaja se redujo a 100.000 y al día siguiente Trump solo tenía 10.000 votos arriba. Actualmente Biden tiene más votos que Trump en ese estado.

El Sr. Aliaga también recuerda otro punto importante que reportes anteriores también denunciaron; las máquinas de contar votos estaban conectadas a Internet.

Un ex legislador estatal republicano Patrick Colbeck llamó a José a un lado, le señaló las computadoras conectadas a unos routers: “¿Sabes José? La trampa también está ahí. Ya verás, para mañana, Biden ganará esto”.

“¿Por qué estás diciendo esto?” Le preguntó José. 

“Todos estos routers, sé cómo funcionan. Ya verás”, contestó el ex legislador, que también es un ingeniero de la NASA, según el Sr. Aliaga.

El testimonio del Sr. Aliaga es uno de un montón, la evidencia de fraude supera lo que inicialmente se sabía y como lo dijo José, “estas elecciones fueron robadas” (por los demócratas).

Álvaro Colombres Garmendia-BLes.com