Redacción BLes – La película Born to Fly, una versión comunista china (algunos la calificaron como plagio) de la exitosa saga Top Gun, fue cancelada antes de su estreno. Estaba previsto que el film se presentara en los cines chinos 30 de septiembre, pero unos días antes, el 27, sus productores la sacaron de cartelera y alegaron una reprogramación, aunque sin fecha, para “mejorar los efectos especiales”.

Protagonizada por el actor y cantante Wang Yibo, el film se centra en un grupo de pilotos de élite de la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación, que entrenan para volar el J-20, el avión de combate más avanzado de China. Su director Liu Xiaoshi recreó escenas de aviones de combate volando a gran velocidad piloteados por unos altivos jóvenes chinos, según se puede apreciar en el tráiler.

Dada la gran similitud con la exitosa Top Gun: Maverick, algunos internautas de la red social china, Weibo, criticaron la producción china, tildando de plagio al film. También fue tema de polémicas y comentarios negativos los efectos especiales de Born to Fly, que fueron calificados como “malos”.

El régimen chino ha hecho un esfuerzo por impulsar el denominado “nacionalismo”, que no es otra cosa que la lealtad absoluta al régimen comunista chino. Para festejar el Día Nacional de China, el PCCh otorga una semana libre a los ciudadanos, la “Semana Dorada”, y se espera que asistan a todos los eventos comunistas y proyecciones de películas de propaganda, y Born to Fly entraba en esta programación.

Top Gun: Maverick rompió relaciones con el régimen chino

Recordemos que la mundialmente exitosa película norteamericana Top Gun: Maverick batió todos los récords de taquilla en su última secuela y la colocó como la mejor película del 2022, con una recaudación de 701 millones de dólares.

Sin embargo, no todo salió bien para la producción norteamericana que nunca llegó a estrenarse en China. Y es que las secuelas de Top Gun traspasan el simple entretenimiento, pues, despierta el patriotismo de los norteamericanos y la admiración del resto del mundo por EE. UU.

Top Gun Maverick empezó siendo financiada por la corporación Tencent, muy cercana al régimen chino, pero más tarde decidió dejar de financiar la producción por difundir una imagen muy positiva de EE.UU. Así, la famosa chaqueta del protagonista de la película, interpretada por el actor Tom Cruise, pudo lucir, sin culpa, las banderas de Taiwán y Japón.

Esta actitud de la producción de Top Gun: Maverick enfureció al régimen chino, pero ya nada podía hacer, el éxito del film norteamericano fue arrollador.

Hollywood cambia su libertad por la financiación del régimen comunista chino

En 1950, el entonces líder chino Mao Zedong prohibió las películas norteamericanas en toda China. Esta situación duró varias décadas hasta que en 1990, tras un cambio de visión de los funcionarios, permitieron que ciertas producciones norteamericanas se emitieran al público chino.

La propaganda ha sido desde siempre una de las herramientas del régimen chino para manejar la información de acuerdo a sus beneficios, y la industria del cine es un gran mercado de influencia internacional.

La búsqueda de financiación de Hollywood lo ha llevado a aceptar los términos y condiciones del Partido Comunista chino, que lentamente se ha ido infiltrando en las producciones e introduciendo los “elementos chinos”, según el reportero del Wall Street Journal, Erich Schwartzel. 

China ha visto cómo Hollywood ha ayudado a vender a EE. UU. al mundo y pretende hacer lo mismo, sostiene Schwartzel en el libro “Red Carpet: Hollywood, China and the Global Battle for Cultural Supremacy”

A medida que China ha ampliado sus ambiciones en el escenario mundial y ha tratado de convertirse en un actor cada vez más importante en la política global, ha visto cómo la cultura puede desempeñar un papel muy importante para ayudar en ese esfuerzo“, dice Schwartzel.

De esta manera, los funcionarios comunistas pueden determinar qué película se emitirá en China, editar el contenido, e incluso prohibir a los actores si hacen declaraciones contra el régimen chino, como es el conocido caso del actor Richard Gere, que fue incluido en la lista negra por su apoyo al Dalai Lama.

Así, el gigante asiático se ha convertido en el mercado cinematográfico más grande del mundo, y puede determinar el éxito o no de una película.

Para ajustarse al régimen chino y recibir su financiación, Hollywood ha dejado de lado sus principios de libertad. Sin embargo, la película Top Gun: Maverick le ha demostrado que no es necesario traicionar las convicciones por dinero, y que si vuelve a esos valores, los mismos que lo catapultaron como la meca del cine, volverá a brillar.

Jaquelina Heredia – Redacción BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.