Redacción BLesPiratas informáticos secuestraron la información de más de 200 pequeñas empresas de Florida, EE. UU., y exigen millones de dólares de rescate, constituyéndose en una seria amenaza para la cadena de suministro del país. 

Los delincuentes explotaron una debilidad del software de gestión tecnológica del proveedor Kaseya, y luego de cambiar partes del mismo cifraron los archivos de los clientes impidiéndoles el acceso, informó Reuters el 2 de julio. 

“Se trata de un ataque colosal y devastador a la cadena de suministro”, dijo el investigador principal de seguridad de Huntress, John Hammond.

Kaseya, que atiende a más de 40.000 clientes, respondió al ataque apagando parte de su infraestructura, que utiliza la herramienta VSA pirateada usada para gestionar servidores, escritorios, dispositivos de red e impresoras.

Al parecer, los extorsionistas exigen por el rescate de la información encriptada cifras que oscilan entre varios miles de dólares y hasta 5 millones de dólares, por cada una de las empresas atacadas. 

Por su parte, la Agencia de Ciberseguridad y Seguridad de las Infraestructuras de Estados Unidos dijo que estaba “tomando medidas para comprender y abordar el reciente ataque de ransomware a la cadena de suministro” que alteró el software de Kaseya.

La utilización indispensable de los sistemas informáticos en todo el mundo se ha convertido simultáneamente en una de las mayores debilidades, y los delincuentes están explotandola en su beneficio económico.

Christopher Krebs, exdirector de la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad de EE. UU., comentó que nadie está exento de ser hackeado, al referirse al ataque sufrido por los sistemas del oleoducto Colonial Pipe, sucedido en mayo. 

“Fueron tras nuestro gas y tras nuestros perros calientes. Nadie está fuera de los límites aquí “, señaló Krebs en parte de una entrevista tuiteada por la cuenta de Twitter @TODAYshow.

A pesar de que el FBI descubrió en esa ocasión que los piratas aparentemente estaban ubicados en Rusia, no se podría asegurar que estuviera comprometido el gobierno de ese país. 

“El FBI confirma que el ransomware Darkside es responsable del compromiso de las redes de Colonial Pipeline. Seguimos trabajando con la compañía y nuestros socios gubernamentales en la investigación”, comunicó la entidad de acuerdo con el medio alternativo Just The News del 11 de mayo. 

Le recomendamos: Las PRUEBAS que DEMUESTRAN que KENNEDY NO MURIÓ COMO NOS CONTARON

Ad will display in 09 seconds

Luego de que paralizaran un amplio sector de Estados Unidos al impedir el suministro de combustibles, los secuestradores de información obtuvieron decenas de millones de dólares por la devolución de la información  retenida. 

En este contexto, el director del FBI, Christopher Wray, comparó las amenazas del secuestro de datos vitales de los sistemas informáticos con los retos de seguridad presentados por los atentados terroristas del 11-S.

“Hay muchos paralelismos, hay mucha importancia y mucho enfoque por nuestra parte en la interrupción y la prevención”, dijo el Sr. Wray en una entrevista a principios del mes pasado, según The Wall Street Journal. 

Y agregó: “Hay una responsabilidad compartida, no solo entre las agencias gubernamentales, sino entre el sector privado e incluso el estadounidense medio”.

Por otro lado, justamente la semana próxima se realizará el evento Cyber Poligon 2021, un foro internacional que analizará los ataques cibernéticos, en que participarán el Foro Económico Mundial [FEM, por la sigla] y personalidades que impulsan el globalismo.

Sobre el evento se pronunció el izquierdista fundador del FEM, Klaus Schwab, diciendo: “Ya es hora de un Gran Reseteo, el cambio no está ocurriendo, tenemos una opción de permanecer pasivos y ver lo negativo, las tendencias negativas, [como] desigualdad, polarización, nacionalismo y racismo”.

Y agregó: “si no se detienen esas tendencias conducirán a un mundo poscoronavirus que definitivamente es menos sostenible, menos igualitario y mucho más frágil”.

El Gran Reseteo planea reestructurar la organización mundial, y en consecuencia cada ser humano: “No poseerá nada, pero será feliz”, de acuerdo con su lema.

José Hermosa – BLes.com