Redacción BLes– Un conjunto de fiscales generales estatales envió el miércoles a la Casa Blanca una carta dirigida al presidente Joe Biden, notificando su parecer acerca de posibles actos de abuso de poder en sus más de 20 órdenes ejecutivas emitidas. Los fiscales advirtieron que no dudarán en hacer uso de las herramientas legales necesarias para intervenir en caso que los abusos continúen. 

La carta, que fue firmada por seis fiscales generales, advierte con mucho respeto a la administración Biden de que cualquier acción que pueda exceder su autoridad legal, sea inconsistente con principios constitucionales, o bien, ponga en riesgo las libertades civiles desencadenará acciones legales por parte de los estados.

Además también se ofrecieron para reunirse y trabajar en conjunto, informando que el litigio no sería su primera opción.

“Estamos listos para reunirnos con su administración para discutir más sobre cómo los temas a continuación afectan a nuestros estados; el litigio nunca es la primera opción, y nos gustaría ayudar a su equipo en su importante trabajo en nombre de todos los estadounidenses, de conformidad con la Constitución y el estado de derecho”, escribió el fiscal general de West Virginia, Patrick Morrisey, quien dirige el grupo, en la carta dirigida a la Casa Blanca

A pesar de la cordialidad reflejada en la carta, los fiscales fueron determinantes con sus palabras y advirtieron:

“Sin embargo, si usted firma leyes inconstitucionales aprobadas por el Congreso, será nuestra responsabilidad y deber desafiar esas leyes en los tribunales. Si los funcionarios del gabinete, los funcionarios ejecutivos y las agencias van más allá de los límites de su autoridad estatutaria, no siguen los procedimientos legalmente requeridos o no cumplen con la obligación fundamental de la Ley de Procedimientos Administrativos de tomar decisiones razonadas, también será nuestra responsabilidad tomar medidas”.

Al fiscal Morrisey, se le unen los fiscales generales de Arkansas, Indiana, Mississippi, Montana y Texas.

La carta fue enviada luego de que Biden emitiera 22 órdenes ejecutivas en tan solo 10 días, lo que implica una cantidad récord para ese tiempo. La mayoría de las órdenes fueron para anular políticas que la administración Trump había desarrollado luego de 4 años de trabajo intenso. Mientras que el resto apuntó  a establecer o ampliar políticas existentes respecto al cambio climático, la equidad racial, la cuestión de género y políticas para enfrentar los efectos del virus PCCh.

Algunas de esas órdenes tuvieron un impacto inmediato y también grandes críticas por parte de republicanos y también de varios demócratas. 

Entre las acciones generadas a partir de las órdenes ejecutivas se destaca la vuelta al Acuerdo de París como parte de las medidas por el cambio climático, también se decidió la cancelación del oleoducto Keystone XL, una mega inversión programada por el expresidente Trump, destinada a otorgar más de 50 mil puestos laborales al mismo tiempo que apuntaba a generar la tan deseada independencia energética. 

Otro de los puntos clave de las órdenes emitidas es lo que respecta a las cuestiones de género. Entre las nuevas normativas impuestas, la administración Biden fue centro de críticas por adoptar una teoría racial del tipo marxista en sus políticas, buscando priorizar ciertos grupos raciales que supuestamente han sufrido desventajas en la historia sobre otros, como es el caso de los transexuales y los negros, otorgando ventajas en diversos aspectos lo que podría genera finalmente una nueva desigualdad.

“El presidente no puede tomar atajos constitucionales o eludir las restricciones legales sin inevitablemente hacer más daño que bien a nuestro país”, escribieron los fiscales. “Los cimientos de nuestra república y la vida estadounidense están integrados en el diseño cuidadosamente elaborado de nuestra Constitución”.

“En consecuencia, hoy, mediante esta carta, lo instamos respetuosamente cuando persiga sus prioridades políticas a honrar los principios constitucionales básicos que deben ser apreciados y respetados por todas las personas a quienes se les ha confiado el honor y las cargas de la presidencia”, termina cerrando la carta de los fiscales para Biden.

Andrés Vacca-BLes.com