Redacción BLesLuego de que el gobernador de Texas, Greg Abbott, impidiera el tránsito de inmigrantes ilegales por el territorio a su cargo, el fiscal general de EE. UU., Merrick Garland, consideró “peligrosa e ilegal” la disposición. 

Garland dirigió una carta a Abbott en la que le insta a anular la Orden ejecutiva que prohíbe a los agentes de la ley locales, estatales y federales transportar a los extranjeros indocumentados que ingresan al país por la frontera con México, según Breitbart del 30 de julio.

Tampoco podrán hacerlo con quienes son detenidos por la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) o con los que han recibido una orden de expulsión bajo la autoridad del Título 42 del Centro de Control de Enfermedades (CDC).

Abbott en su disposición también requiere a los agentes “detener cualquier vehículo ante la sospecha razonable” que incumpla la prohibición y desviarlos “de vuelta a su punto de origen o a un puerto de entrada si se confirma una violación”.

Además, Garland sostiene que Texas carece de autoridad para interferir en el “amplio e indudable poder de Estados Unidos sobre el tema de la inmigración”, que ahora impulsa la política de fronteras abiertas.

De hacerlo estaría interfiriendo con la aplicación de la ley de inmigración, lo que convertiría la Orden en inconstitucional.

Es de hacer notar que Texas es uno de los estados fronterizos más afectados por la oleada de inmigrantes ilegales, que acude atraída por las facilidades que ofrecen desde el primer día en el cargo el presidente, Joe Biden, y los legisladores demócratas.

En este sentido, Abbott tomó en serio su rol de defensor de la estabilidad social en su territorio, y optó por controlarla según los medios a su alcance.

Durante una entrevista con Newsmax, Abbot fue determinante al afirmar que la administración Biden “está ignorando por completo la crisis en la frontera, y por eso, como gobernador, tengo que dar un paso al frente y hacer el trabajo del gobierno federal”. 

Y agregó: “Vamos a inculcar la seguridad. Vamos a hacer cosas en Texas que ningún estado ha hecho antes cuando se trata de tomar medidas enérgicas contra cualquiera que cruce la frontera. Vamos a intensificar y asegurar la frontera incluso más de lo que ya estamos haciendo”.

Para empezar emitió en marzo una Declaración de Emergencia a lo largo de la frontera sur de Texas, justamente por preocupaciones sobre el cruce fronterizo.

Le recomendamos: Las TÁCTICAS usadas en 1943 por los COMUNISTAS en EE. UU. SE REPITEN HOY

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Entre los peligros que reviste la invasión de personas que no siguen el proceso legal de ingreso al país Abbott destaca algunos de ellos.

“Las políticas de fronteras abiertas del presidente Biden han allanado el camino para que bandas y cárteles peligrosos, traficantes de personas y drogas mortales como el fentanilo lleguen a nuestras comunidades”, señaló.

En otra de sus medidas, Abbott anunció en junio que cerraría todas las instalaciones que utiliza el gobierno federal para albergar a inmigrantes ilegales, luego de que los funcionarios de la administración Biden no solucionaran los problemas como el incremento de tráfico de drogas y el tráfico humano en Texas.

Así, a partir del 31 de agosto, unos 52 albergues se verán obligados a interrumpir la atención a los menores no acompañados o se les retiraría la licencia que actualmente necesitan para seguir abiertos.

En una carta que envió al secretario de salud y servicios humanos, Abbott escribió: “El gobierno federal debe resolver el problema federal causado por las desastrosas políticas de fronteras abiertas de la administración Biden. Texas no será comandada al servicio del gobierno federal”.

José Hermosa – BLes.com