Redacción BLes – Un juez federal estadounidense obligó al FBI a publicar los encuentros entre sus abogados y los de Hillary Clinton en relación con la trama ‘Trump-Rusia’. La información, que podría significar un duro golpe para el denominado ‘Estado profundo’, fue divulgada por la organización conservadora Judicial Watch.

Según reveló en su testimonio bajo juramento, en 2016 el exabogado del FBI James Baker recibió un paquete de información por parte de Michael Sussmann, un exabogado del Departamento de Justicia (DOJ por sus siglas en inglés) y socio legal de la firma internacional de abogados Perkins Coie.

Los documentos apuntaban a dañar la imagen del entonces candidato presidencial Donald Trump durante las elecciones de 2016.

El grupo Perkins Coie pertenecía al mismo bufete de abogados que representaba a la campaña del Comité Nacional Demócrata (DNC por sus siglas en inglés) y de Hillary Clinton.

Aún más, Clinton canalizó dinero a través de Perkins Coie para pagar el expediente sobre la falsa colusión entre miembros del equipo de campaña de Trump con Rusia, explicó Judicial Watch.

En ese sentido, cabe recordar que luego de una extensa y costosa investigación, el fiscal especial Robert Mueller determinó que no hay evidencias de tal colusión.

“Mi recuerdo es que era una pila de material que no conocía, tal vez de un cuarto de pulgada y media (un centímetro) de grosor, algo así como eso, y luego creo que había algún tipo de dispositivo electrónico, algo así como un disco”, declaró James Baker a los comités de la Justicia e Inteligencia de la Cámara de Representantes en octubre de 2018, de acuerdo al sitio de noticias políticas The Gateway Pundit.

Baker también dijo a los legisladores que Sussmann había compartido con los medios de comunicación información que supuestamente perjudicaba a Trump.

Revés para el ‘Estado profundo’

Según la periodista Cristina Laila de The Gateway Pundit, el director del FBI, Christopher Asher Wray, está intentando cubrir los nexos entre Hillary Clinton y el armado de la falsa colusión rusa.

Sin embargo, el Juez de Distrito James E. Boasberg negó el viernes el esfuerzo del Departamento de Justicia por bloquear la divulgación de los encuentros entre Baker y Sussmann.

Para despejar cualquier la duda sobre una eventual parcialidad del juez, The Gateway Pundit destaca que Boasberg fue nombrado por el expresidente demócrata Barack Obama.

En efecto, mientras formaba parte del grupo Perkins Coie, Sussmann representó al DNC y a la campaña de Hillary Clinton en el momento que la reconocida firma de abogados pagó secretamente por el armado del expediente de la falsa colusión rusa.

El objetivo final era que ese documento sirviera para que el DOJ, bajo la Administración Obama, obtuviera las órdenes FISA (siglas en inglés para Ley de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera) para espiar la campaña de Trump (lo que finalmente terminó ocurriendo).

Hasta ahora, el FBI venía argumentando que necesitaba proteger la “privacidad” del abogado de Hillary Clinton.

Pero el viernes el juez Boasberg dictaminó que “el riesgo de invasión [de la privacidad] se evaporó una vez que Baker declaró públicamente que había recibido documentos de Sussmann, así como que se reunió con él y habló con él en múltiples ocasiones en 2016”.

“El FBI está tratando corruptamente de mantener documentos secretos para proteger a los que están detrás de las calumnias del RusiaGate contra el presidente Trump”, denunció al respecto el presidente de Judicial Watch, Tom Fitton.

En ese sentido, Fitton indicó que dos tribunales federales han rechazado los “desesperados” intentos del FBI de ocultar los detalles de la conspiración anti-Trump entre la propia oficina de inteligencia y personas allegadas a Hillary Clinton.

“¿Por qué el director Wray permite el encubrimiento corrupto de las colusiones rusas entre el FBI con la pandilla de Clinton?”, se preguntó Fitton.

La respuesta puede estar en los esfuerzos del denominado Estado profundo -una extensa red de burócratas, políticos y personalidades- para que no salgan a la luz los oscuros intereses de una élite dominante que ve en el presidente Trump un enemigo que intenta exponerlos.

[súmate a nuestro grupo “Hispanos por Trump” y déjanos tu opinión]

Te puede interesar: Clinton-China: La verdadera colusión (Parte 1)

videoinfo__video2.bles.com||732de8603__

Ad will display in 09 seconds