Redacción BLes– En la compleja trama del proceso iniciado por los demócratas contra el presidente estadounidense Donald Trump para destituirlo, y que resultó falso, aparece el primero de los funcionarios del FBI que se declarará culpable, según afirmó su abogado, de acuerdo con el informe de AP del 15 de agosto.  

Se trata del ex abogado Kevin Clinesmith, de 37 años, graduado de la universidad de Georgetown, quien agregó información creada por él mismo a la declaración de otro funcionario de modo que pareciera dicha por este.  

Estos documentos falsificados fueron usados por Clinesmith para obtener la autorización de la investigación que indagaba la supuesta colusión de la campaña del entonces candidato presidencial Donald Trump con Rusia, en 2016, para obtener ilegalmente su cargo, supuestamente.

La autorización obtenida fraudulentamente permitía a los investigadores, quienes hacían parte de la administración Obama, del partido demócrata, espiar a la campaña republicana utilizando todos los recursos del FBI.

De no haberse descubierto la falsedad de la trama, se habría propiciado un golpe de estado impugnando los resultados de las elecciones, de donde se desprende la gravedad de lo planeado contra la nación estadounidense. 

El fiscal general de Estados Unidos William Barr, inició la revisión de si la investigación inicial promovida contra Trump cumplía con los requisitos legales, encontrándose al menos 17 irregularidades en ella. La falsificación de Clinesmith es una de ellas. 

La actuación de Barr es considerada por el analista del medio MSNBC, Matthew Miller, como abuso de poder, pero esto es controvertido por el cofundador del medio Federalist, Sean Davis, en uno de sus tuits. 

“¿Presentó Barr pruebas fabricadas a un tribunal federal (basadas en las mentiras de un agente extranjero financiado por la campaña en el bolsillo de un oligarca ruso sancionado) para poder espiar a sus enemigos, filtrar ilegalmente las escuchas telefónicas y fomentar un golpe de estado para anular los resultados de las elecciones?”, argumentó Davis.

Davis se basa en los hechos resultantes de la revisión que ordenó Barr, que demuestran las irregularidades cometidas por la administración Obama.

Las implicaciones de estos resultados podrían tener un impacto muy amplio, que recién ahora, con la declaración de culpabilidad de Clinesmith empiezan a concretarse.

Aparentemente Obama estaba interesado en la investigación de la falsa colusión con Rusia, en la que participaron los jefes del FBI Andrew McCabe y James Comey, según informa Townhall el 14 de agosto.

José Hermosa-BLes.com