La víctima se encontraba de vacaciones en Atlanta.

El médico británico, Matthew Willson, falleció tras recibir una bala perdida en la cabeza mientras dormía, informó el portal web Alberto News. 

Willson, quien tenía 31 años de edad, fue de visita a la casa de unos familiares en Atlanta, Giorgia y en la noche del domingo, cuando dormía recibió un bala perdida proveniente de un edificio vecino cuando presuntamente por error un hombre disparara al área, según Daily Mail.

Luego de escuchar los disparos, a las 2 de la mañana, varios vecinos llamaron al 911 para notificar los disparos, sin embargo, otra persona del edificio de enfrente llamó al servicio de emergencias para reportar que el médico británico recibió un disparo.

Cuando las autoridades llegaron al lugar, se dirigieron al edificio donde se encontraba Willson e inmediatamente fue trasladado al hospital, donde al llegar los médicos lo recibieron sin signos vitales. De momento no ha sido identificado el sospechoso, pero la Policía continúa investigando el caso como un homicidio presuntamente, el cual fue causado por una “descarga imprudente de un arma de fuego”.

“Este incidente parece ser un acto no intencional en el que están involucradas las personas que efectuaron una descarga imprudente de un arma de fuego, lo que provocó la trágica muerte del doctor Willson”, anunció un portavoz.

Muertes insólitas

Según un estudio publicado por The Journal of Trauma and Acute Care Surgery (Revista de Trauma y Cirujía de Cuidado Agudo), la misma logró identificar que a lo largo de un año un aproximado de 284 incidentes, sin embargo, 317 personas en Estados Unidos fallecieron o fueron heridas por balas perdidas.

Casi la mitad de las víctimas eran mujeres, siendo un 45% y un tercio de ellos fueron menores de 15 años. La mayoría de los afectados se encuentran fuera del rango de los 15 y los 44 años, la edad en la que está asociado este tipo de casos.

“Todo el mundo identifica a los hombres jóvenes con esta clase de violencia porque son los que participan activamente en ella”, indicó el doctor Wintemute, creador del estudio, señalando que también “Las personas que estudiamos en la investigación no son participantes, sólo se encuentran en proximidad de los eventos y sus heridas o muertes son incidentales a la violencia”, agregó para la cadena BBC.

Si desean conocer más sobre el estudio pueden ingresar aquí. 

Natasha Palís – Miamidiario.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.