Redacción BLes- El candidato a presidente de los Estados Unidos por los demócratas, Joe Biden, ante la gran cantidad de críticas que está recibiendo sobre su posible incapacidad para afrontar las responsabilidades del cargo, utilizó un extraño recurso para defenderse. Invitó a su esposa a que lo defienda frente a las cámaras.

El miércoles, Jill Biden apareció en “Today” de NBC , donde dijo que los ataques a la capacidad cognitiva de Joe son “ridículos” y que la cuestión no pertenece al ámbito público. Jill agregó que Joe Biden está “al teléfono cada minuto del día” y participa en llamadas, reuniones y eventos.

En la entrevista, la conductora Savannah Guthrie le preguntó si considera justo el nuevo anuncio de Trump que ataca la aptitud mental del ex vicepresidente. La respuesta de Jill Biden fue: “No, no, es ridículo. Me refiero a que Joe está al teléfono cada minuto del día, hablando con los gobernadores que lo están llamando y con Nancy Pelosi (…) Está en el Zoom, está haciendo recaudaciones de fondos, está haciendo sesiones informativas. Quiero decir, no para de las 9 de la mañana a las 11 de la noche. Entonces, eso, ya sabes, eso es ridículo”, dijo.

Los comentarios del matrimonio Biden se dieron luego de que el martes Donald Trump Jr. publicó en su cuenta de Twitter un video con una frase que dice “Que le pasó a Joe Biden?”. El video compara fragmentos del ex vicepresidente Biden durante el 2015, donde se lo ve enérgico y claro en sus mensajes, con fragmentos de discursos actuales donde se lo ve perdido y con dificultad para conectar oraciones y resolver discusiones con periodistas. 

Paralelamente en una entrevista, que se podrá leer completa en el libro que publicará en septiembre Donald Trump Jr. “Privilegio Liberal“, el Dr. Ronny Jackson, ex médico de la Casa Blanca de Obama, dijo al responder sobre su impresión acerca de la salud del candidato presidencial Joe Biden: “La mejor forma en que puedo describirlo cada vez que lo veo es que simplemente está perdido”.

Algunos medios como Just the News, publicaron extractos de la entrevista.

El médico retirado, y ahora abocado a la política en Texas, no quiso afirmar con determinación que Biden padece de demencia senil cómo se ha insinuado en reiteradas ocasiones, pero si aseguró que algo no está bien en su salud. 

Jackson durante su trabajo como médico presidencial de Obama, dijo haber sido testigo de los cambios en el entonces vicepresidente Joe Biden en persona y a lo largo del tiempo. Si bien lo identifica como una persona que es siempre propensa a cometer errores al hablar, asegura que ahora no se trata solo de errores sino de dificultad para formar oraciones o incluso completar pensamientos y resolver situaciones en las que se encuentra. 

La preocupación por Joe Biden no se limita sólo a su deterioro cognitivo, sino también a la resistencia física. El trabajo de presidente de la nación genera mucho desgaste, basta observar la cantidad de conferencias, viajes y reuniones que se publican en una semana del presidente Trump para darse cuenta. 

La salud de Biden fue un tema abordado por muchos medios de comunicación, al menos por aquellos medios que no niegan toda realidad crítica de los demócratas. Según informó Washington Examiner la presentadora de Fox, Maria Bartiromo, dijo al aire este mes: “Hay un error todos los días. Es evidente que aquí hay un problema cognitivo (…) Sabemos que Joe Biden tiene un aneurisma cerebral y creo que en realidad son dos”.

Andrés Vacca – BLes.com