Redacción BLes – Una investigación periodística reveló que un pequeño grupo de exfuncionarios y experiodistas de la era Obama está manejando un equipo de propaganda encubierta, con el fin de establecer una red de noticias locales que decante el voto hacia la izquierda en 2020.

La estratega y productora digital de la campaña ‘Obama para Estados Unidos’ de 2011, Tara McGowan, está recaudando 25 millones de dólares de una gran cantidad de ricos liberales para una compañía de medios de comunicación con fines de lucro llamada Courier Newsroom que publica información favorable a los demócratas, informó Bloomberg.

Courier Newsroom cuenta con reporteros y editores locales en seis estados clave para las elecciones —Arizona, Michigan, Carolina del Norte, Pensilvania, Virginia y Wisconsin— donde ya se han comenzado a publicar periódicos digitales como el Virginia Dogwood o el Arizona Copper Courier que se dirigen a los votantes bajo el “disfraz de una compañía de medios de comunicación” en un intento por generar familiaridad y confianza.

Sin embargo, “nada alerta a los lectores de que las publicaciones del Courier no son en realidad periódicos tradicionales de su ciudad natal, sino instrumentos políticos diseñados para que voten por los demócratas”, destacó Bloomberg.

Además, de este modo, la experiodista de CBS News lograría evitar las fuertes restricciones que Google impuso la semana pasada a los anuncios con contenido político, en un momento en que Facebook evalúa implementar medidas similares.

Conquistar los estados indecisos

McGowan, que se tatuó el lema de campaña de Obama: “Yes We Can (Sí, podemos)”, después de que este se lo escribiera en el brazo y cuya experiencia profesional radica en influir en los votantes en Internet, explicó que planea conquistar los estados indecisos de forma “eficiente”. 

“Todo aquel que haga clic en un artículo, le guste o comparta un artículo”, comentó McGowan, de 33 años, a Bloomberg. “Recuperamos esos datos para crear una audiencia parecida y encontrar a otras personas con atributos similares en la misma área. Así que, continuamente, crece nuestra capacidad de encontrar gente”. 

“Muchas personas que respeto verán a esta compañía de medios como una afrenta a la integridad periodística porque, a sus ojos, no será equilibrada”, añadió McGowan. “Lo que les digo es que, lamentablemente, el equilibrio ya no existe”, determinó.

“En cuanto a la estrategia, todavía estamos atascados en la última década. Muchos de los problemas en nuestro país se remontan a la fuerza de la red de distribución conservadora -en la televisión, pero sobre todo, como demostró Trump, en Internet. Los demócratas nunca han sido capaces de conseguir velocidad allí”, continuó diciendo David Plouffe, director de campaña presidencial de Barack Obama en 2008, y asesor clave en 2012.

Cabe mencionar que tanto McGowan como Plouffe son miembros de la junta directiva del grupo sin fines de lucro Acronym, que planea gastar unos 75 millones de dólares en publicidad digital centrada en crear una percepción pública negativa del presidente Donald Trump, en un esfuerzo por contrarrestar su “ventaja casi insuperable”, describió Daily Caller.

Operativos similares

En esa linea, algunos informes responsabilizaron a principios de año al activista progresista Evan Coren, quien ha trabajado para la unidad de Archivos Nacionales desde el primer mandato de Obama, de la campaña de desinformación: ‘Alabama Seca’, que trató de hacer descarrilar la campaña senatorial de Roy Moore, publicitando de manera engañosa que el republicano planeaba prohibir el alcohol.

El proyecto ‘Alabama Seca’ fue uno de los dos que se diseñaron para ayudar al oponente demócrata de Moore, Doug Jones, a ganar las elecciones. El segundo fue una acción de “bandera falsa” que consistió en la creación de miles de bots (cuentas ficticias) que comenzaron a seguir a Moore en Twitter -al estilo ruso-, con la intención de descubrir posteriormente la jugada, desacreditarlo e intentar vincularlo con Rusia.

“Organizamos una elaborada operación de ‘bandera falsa’ que plantó la idea de que la campaña de Moore fue amplificada en las redes sociales por una red de bots rusa”, relataron en aquel entonces los agentes implicados, en un informe interno. 

Los medios de comunicación, tanto en Alabama como a nivel nacional, cayeron en la trampa y amplificaron la narrativa falsa en octubre de 2017. Ambos operativos los financió el multimillonario liberal Reid Hoffman aportando 100.000 dólares de su propio bolsillo.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: ¿Quién es Q? El plan para destruir EE. UU. en 16 años

Ad will display in 09 seconds