Redacción BLes- En medio de un aumento de la delincuencia y los enfrentamientos con manifestantes, el sindicato de policías de la ciudad de Nueva York anunciará hoy su respaldo a la candidatura a la reelección del presidente Trump.

El sindicato de policías de NY, que representa a más de 24 mil oficiales bajo el nombre de “Asociación Benevolente de Policías” (PBA), se mantuvo neutral en el 2016 en las elecciones presidenciales cuando el presidente Trump se enfrentó a la demócrata Hillary Clinton. El maltrato y desprestigio al que han sido sometidos por el gobierno demócrata, sobre todo en los últimos meses luego de la muerte de Geroge Floyd, hizo que el sindicato tome postura política y otorgue su apoyo al gobierno del presidente Trump quien se presenta como un candidato de “ley y orden”.

El gobierno demócrata de Nueva York, encabezado por el gobernador Andrew Cuomo y el alcalde Bill de Blasio, respaldaron leyes que el sindicato percibe como anti-policía.

Según informó el NY Post, durante el año pasado, el gobernador y la Legislatura Estatal de Nueva York han reformado leyes de justicia penal que incluyen, por ejemplo, la eliminación de la fianza en efectivo para los acusados ​​de muchos delitos y promueven la divulgación de registros disciplinarios internos de las fuerzas policiales.

Recientemente, De Blasio y el Concejo Municipal aprobaron una ley que limita el accionar policial y el uso de la fuerza y maniobras para contener a los sospechosos que se resisten al arresto. También realizaron recortes en el presupuesto de la policía de Nueva York.

En una muestra de inconformidad por parte de los policías respecto a las decisiones impuestas por el gobierno demócrata, los sindicatos policiales presentaron en conjunto una demanda a la ciudad de Nueva York. Según informó en una nota el NY Post, la demanda se presentó el miércoles 5 de agosto en la Corte Suprema de Manhattan y fue firmada por 18 sindicatos diferentes que representan a policías del NYPD.

El asesinato de George Floyd provocó una respuesta nacional sin precedentes que incluyó algunas protestas pacíficas, y muchos enfrentamientos violentos con policías, incidentes de saqueos, destrucción de espacios públicos y demandas de los activistas para “desfinanciar a la policía”. 

Éste último reclamo fue bien recibido por los gobernantes demócratas en todo el país. Quienes comenzaron un proceso de recortes y transferencia de fondos provocando un desfinanciamiento de las fuerzas policiales que, en muchos casos, posibilitó el aumento exponencial de la delincuencia y la violencia en las calles. 

En este sentido, el alcalde Bill de Blasio se comprometió en junio a transferir una cantidad no especificada del presupuesto anual de 6 mil millones de dólares de la policía de Nueva York a “iniciativas juveniles y servicios sociales”, diciendo: “La vigilancia es importante, pero las inversiones en nuestra juventud son fundamentales”. Según informó Fox News, en julio el alcalde cumplió con su promesa y oficializó el recorte de 1.000 millones de dólares.

“No se trata solo de quitarle dinero a la policía, se trata de reinvertir esos dólares en comunidades negras”, dijo la cofundadora de Black Lives Matter, Patrisse Cullors, según informó el NY Post.

El presidente Trump fue totalmente crítico con estas medidas. Si bien nunca defendió el comportamiento inadecuado de los policías que llevaron a la muerte a Floyd, se mantuvo firme en que la postura de no respaldar a las fuerzas del orden nunca puede ser una opción para terminar con el crimen y la inseguridad. Incluso en reiteradas ocasiones amenazó a las autoridades de Nueva York con enviar oficiales federales para ayudar a restablecer el orden.

En medio de la lucha, los grupos policiales se han unido en apoyo del presidente. El mes pasado, la Asociación Nacional de Organizaciones Policiales, un grupo que representa a más de 1.000 unidades y asociaciones policiales en todo el país, respaldaron al presidente  Trump. Y ahora se suma el PBA, el sindicato del destacamento policial más grande del país.

Patrick Lynch, el presidente de la PBA, se reunió con el presidente Trump el 31 de julio en la Casa Blanca. Y en sus declaraciones dijo: “En nuestra ciudad, estamos atravesando un momento difícil. Tenemos un alcalde progresista que está en contra de la policía; el ayuntamiento que está en contra de la policía; y la casa estatal es anti-policía. Están cambiando las leyes y se vuelve imposible hacer nuestro trabajo ”, según informó el NY Post.

Andrés Vacca-BLes.com