Redacción BLesLos senadores republicanos, Chuck Grassley y Ron Johnson, exigen que la administración Biden entregue registros de inteligencia que detallan los turbios negocios multimillonarios realizados entre Hunter Biden con una empresa de energía china vinculada con el Partido Comunista Chino (PCCh).

El miércoles, los senadores Grassley y Johnson enviaron una carta dirigida al Fiscal General Merrick Garland y Avril Haines, directora de inteligencia nacional en la que advierten que es “imperativo” que el Congreso comprenda la relación entre la familia Biden y CEFC China Energy, el ahora desaparecido conglomerado energético asociado con el PCCh. 

Entre agosto de 2017 y septiembre de 2018, CEFC China Energy pagó a Hunter Biden aproximadamente 6 millones de dólares por “servicios legales y de consultoría”, según un informe que Grassley y Johnson publicaron el año pasado, acorde a lo reportado por Daily Caller.

El informe de investigación de los senadores sobre los acuerdos comerciales en el extranjero de la familia Biden detalló las transacciones financieras y las conexiones entre los miembros de la familia Biden y los ciudadanos extranjeros vinculados al gobierno comunista chino, incluidos sus servicios militares y de inteligencia. 

Los senadores publicaron un suplemento a su informe que detalla aún más conexiones financieras preocupantes que involucran a la familia Biden, sus socios comerciales y los gobiernos del régimen chino y Rusia.

Grassley y Johnson denunciaron también que el fundador de CEFC, Ye Jianming, durante varios años fue un funcionario del PCCh que se desempeñaba como miembro de un grupo de inteligencia secreto del Partido. Biden se reunió varias veces con Jianming, incluso en la casa de Jianming en Nueva York.

CEFC también pagó 1 millón de dólares a Biden para representar a Patrick Ho, un exfuncionario de Hong Kong, también ligado al PCCh, que operaba con un grupo de expertos financiado por la empresa de energía china.

Ho fue acusado formalmente en noviembre de 2017 y luego condenado por los cargos de intento de soborno en 2014 a dos líderes de países africanos por contratos de perforación petrolera bajo la firma de CEFC China Energy.

Le recomendamos:

En el año 2017, Hunter Biden y un grupo de socios formaron una empresa de consultoría que planeaba explorar proyectos de inversión para CEFC China Energy en los EE. UU., América del Sur y Europa. Tony Bobulinski , uno de los socios originales, luego denunció que Biden lo eliminó del acuerdo y posteriormente formó una sociedad paralela con CEFC en agosto de 2017.

Grassley y Johnson solicitaron a las autoridades en su carta que se publiquen “todos los registros de inteligencia”, incluida la información derivada de las FISA contra Ho, antes del 14 de abril.

“Compartir espacio de oficinas con ciudadanos chinos y entidades vinculadas al régimen comunista y sus fuerzas armadas exige una explicación adicional”, escribieron Grassley y Johnson.

Los polémicos negocios de Hunter Biden, salieron a la luz semanas antes de las elecciones presidenciales que dieron como ganador a su padre, Joe Biden. Tanto los políticos demócratas como los medios de comunicación hegemónicos y las Big Tech resultaron todos afines a la corrupción de la familia Biden ocultando y censurando toda información al respecto, buscando que semejante atropello a la ética empresarial no afecte la imagen del candidato demócrata.

Andrés Vacca – BLes.com