Su sentencia por lavado de dinero y pago de sobornos pasó de 10 años a 3,5 años por permitir a los fiscales “construir casos contra varios miembros de la administración de Chávez”.

Alejandro Andrade pasó a la historia de Venezuela como una de las figuras más representativas de la corrupción de la era chavista. De militar y guardaespaldas de Hugo Chávez, se convirtió en tesorero del país. Él fue sentenciado en 2018 a 10 años de cárcel por la Justicia de Estados Unidos. Sin embargo, recientemente un juez federal de Miami redujo su pena a tres años y medio de cárcel.

La asistencia temprana de Andrade, ha permitido a los fiscales «construir casos contra varios miembros de la administración de Chávez, incluida su sucesora como tesorera, Claudia Díaz», aseguró el periodista Josh Goodman en un reporte para Associated Press.

Estados Unidos logró en el año 2019 incautar 250 millones de dólares al extesorero chavista. La entrega la hizo voluntariamente luego de declararse culpable en el caso de corrupción y admitir que recibió hasta 1000 millones de dólares en sobornos.

Pero no fue lo único. Andrade vivía como un auténtico multimillonario a costas del erario venezolano. Para ese entonces también perdió «seis propiedades inmobiliarias en el sur de la Florida, incluida una granja de caballos de Wellington; una residencia frente al mar en Palm Beach y una finca de Pinecrest (USD $33 ​​millones); así como 14 caballos de exhibición (USD $2 millones), 35 relojes de diseño (USD$ 1,5 millones) y una flota de 10 autos exóticos extranjeros (USD $1 millón), según las autoridades», reveló un reporte publicado por el Nuevo Herald.

Según Goodman, el testimonio de Andrade podría ser un herramienta «para atraer al empresario recientemente extraditado Álex Saab a enfrentarse al sucesor de Chávez, Maduro».

Fortunas ilícitas 

Lo cierto es que muchas personas cercanas al régimen lograron llenarse los bolsillos y vivir como la realeza. El empresario «boliburgués» Raúl Gorrín es otro dentro de esta cadena de enriquecimiento ilícito que involucra a Andrade. Le sigue con Claudia Patricia Díaz Guillén, exenfermera de Hugo Chávez, y su esposo Adrián Velásquez. El primero de los tres está prófugo, la segunda recibió recientemente el visto bueno de España para ser extraditada a EE. UU. y el último, está a la espera de la decisión de la Audiencia Nacional española.

No hay comentarios de parte de los abogados de Alejandro Andrade según el reporte de Goodman, pero la mencionada «asistencia temprana» a la justicia de EE. UU. probablemente fue la causa de la reducción de su pena.

Este mes ha sido especialmente preocupante para el chavismo. Otroras fichas claves han caído una a una para rendir cuentas y confesar ante la justicia estadounidense. El ‘Pollo’ Carvajal, exjefe de inteligencia, será enviado a ese país por decisión de España. Álex Saab, visitó finalmente el traje naranja y fue presentado ante el juez en EE. UU tras pasar año y medio detenido en Cabo Verde.

Carvajal confesó hace pocos días cómo el chavismo a través de varios modus operandi financió a la izquierda del mundo «durante al menos 15 años», incluyendo al partido español Podemos y al exguerrillero Gustavo Petro. Mientras que Saab lavó unos 350 millones de dólares en complicidad con el régimen de Nicolás Maduro. Vendrán días complicados para la dictadura chavista.

Por Oriana Rivas – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.