Redacción BLesTras la firma de la Orden Ejecutiva en la que el presidente estadounidense, Joe Biden, hace obligatoria la vacunación contra el Covid, varios líderes republicanos expresaron su indignación. 

La nueva disposición obliga a los empleadores con más de 100 trabajadores a exigir la inoculación, o pruebas semanales para detectar la presencia del virus, de acuerdo con Fox News del 9 de septiembre. 

Se calcula que alrededor de 100 millones de ciudadanos serían obligados a tomar el medicamento, de lo contrario perderían el empleo y con ello el sustento de sus familias. 

“Esto es absolutamente inconstitucional”, manifestó el representante Thomas Massie, republicano de Kentucky, en uno de sus tuits. 

Algo parecido expresó el representante Robert Aderholt, republicano de Alabama, diciendo: “Esto es inconstitucional. La Constitución de EE. UU. no da al presidente este tipo de autoridad. En ninguna parte del artículo 2 de la Constitución se encuentra algo que dé al Presidente este tipo de poder, ni siquiera remotamente”.

Pronunciamientos similares fueron emitidos por el gobernador republicano de Arizona, Doug Ducey, por la gobernadora republicana de Dakota del Sur, Kristi Noem, el representante Mo Brooks, republicano de Alabama, el representante Andy Biggs, republicano de Arizona, entre otros. 

Es claro que los gobernadores republicanos se oponen a la imposición de los mandatos derivados de la pandemia por Covid, a lo cual responde Biden diciendo que tomará medidas en su contra. 

“Si estos gobernadores no nos ayudan a vencer la pandemia, usaré mi poder como presidente para sacarlos del camino”, dijo Biden, de acuerdo con el video aportado por el usuario de Twitter @Breaking911.

Por su parte, el senador republicano por Texas, Ted Cruz, insiste en que se trata de un tema de libertad en el que a cada ciudadano debería permitírsele decidir si se vacuna o no. 

“No deberíamos tener mandatos de vacunas. No deberíamos tener mandatos de máscaras. No deberíamos tener pasaportes de vacunas”, dijo Cruz en parte de su mensaje.

En este sentido, el usuario de Twitter, @JohannMaierEck, coincide con Cruz, y señala que la libertad carece de sentido si se obliga a los ciudadanos a vacunarse. 

“Si la ‘libertad’ requiere que me vacune, la ‘libertad’ no tiene sentido. No hay libertad en Khovidstan. Solo hay propaganda totalitaria de izquierda con más cencerro”.

Uno de los puntos centrales de la polémica consiste en que la vacuna no erradica el Covid, de acuerdo con las estadísticas. Además, los especialistas advierten seriamente acerca de los efectos adversos a largo plazo, desconocidos hasta ahora.

Aún más, la cantidad de reacciones indeseables inmediatas supera en gran medida las obtenidas en el pasado en procesos similares, de donde se concluiría que no se trata de un desacuerdo político, sino de protección de la salud. 

Entre otras de las contradicciones que se presentan ante la cada vez mayor obligatoriedad de aplicarse el medicamento, son admitidos en el país cientos de miles de inmigrantes ilegales no vacunados, situación que hace notar el hijo del expresidente, Donald Trump, Donald Trump Jr. 

“En la América de Biden, los ciudadanos estadounidenses que toman una decisión médica personal con la que Joe no está de acuerdo también son criticados, segregados de la sociedad y no se les permite mantener a sus familias, ¡pero todos los ilegales no vacunados que cruzan la frontera son bienvenidos con los brazos abiertos!”

José Hermosa – BLes.com