Redacción BLes– El cirujano que operó a una adolescente en Italia, que enfermó y murió tras recibir la vacuna COVID-19, se quedó sorprendido por lo que descubrió.

El Dr. Gianluigi Zona, jefe de la unidad de neurocirugía y traumatología cerebral del hospital general San Martino de Génova, dijo que Camilla Canepa, de 18 años, tenía una importante coagulación sanguínea en el cerebro y murió de una hemorragia cerebral.

El cirujano declaró que “nunca había visto un cerebro reducido en estos escenarios por una trombosis tan extensa y tan grave”.

“Todos los senos venosos estaban bloqueados por trombos [coágulos de sangre], un escenario que nunca había visto en todos mis años en esta profesión”, dijo Zona.

“Hay que imaginarse el seno venoso como un río en medio de un valle en el que confluyen muchos arroyos diferentes”, continuó.

“Si se construye una presa en el centro del curso de agua, el río se hincha y en ese punto los afluentes no son capaces de correr, con el resultado de que la presión aguas arriba aumenta”, dijo, según informa LifeSite.

Además, Zona afirmó que no era virólogo, ni epidemiólogo, ni forense, pero que intuía que algo iba mal.

“Teniendo en cuenta lo que vi en la cabeza de esa chica, está claro que estamos ante algo que no es normal”.

Le recomendamos: Lo que hay DETRÁS del ASESINATO del presidente de HAITÍ

Ad will display in 09 seconds

El 25 de mayo, Canepa recibió la vacuna de AstraZeneca en una “jornada de puertas abiertas” de vacunación para jóvenes mayores de 18 años.

Las jornadas de vacunación se organizaban con frecuencia durante las noches y los fines de semana. Según Reuters, estaban orientados en parte a evitar que las dosis de AstraZeneca se desperdiciaran en medio de las numerosas quejas de personas mayores que rechazaban el medicamento y cancelaban sus citas de vacunación.

Tras dos escáneres en un hospital de Lavagna, cerca de Génova, Canepa fue trasladado a la clínica a las 5 de la mañana del 6 de junio.

Según el periódico italiano Il Piccolo, el primer escáner, realizado el 3 de junio, cuando la chica acudió inicialmente al hospital quejándose de terribles dolores de cabeza, no reveló los coágulos de sangre.

El segundo escáner, realizado poco después de que la chica regresara al hospital la noche del 5 de junio, provocó el traslado inmediato de Camilla a San Martino.

El neurocirujano de guardia y el médico jefe trabajaron codo con codo en la mesa de operaciones para tratarla.

Los médicos le diagnosticaron trombocitopenia familiar autoinmune, una rara enfermedad hemorrágica, pero sus padres insisten en que “no tenía ninguna enfermedad”.

Italia ha prohibido el uso de la vacuna de AstraZeneca a los menores de 60 años como consecuencia de la muerte de Camilla, informó Reuters.

Su muerte también provocó un revuelo mediático y político por el hecho de que la inyección de la empresa anglosueca se utilizara para adultos de todas las edades, a pesar de los problemas médicos que se habían puesto de manifiesto anteriormente.

“AstraZeneca sólo se utilizará para personas mayores de 60 años”, declaró a la prensa el comisario especial de COVID del país, Francesco Figliuolo.

“La evaluación riesgo-beneficio ha cambiado”, dijo Locatelli, sin mencionar la muerte de Canepa, que sufría un bajo recuento de plaquetas, hemorragia cerebral y coágulos abdominales.

En marzo, Italia, al igual que otros países europeos, suspendió temporalmente las vacunas de AstraZeneca debido a la preocupación por los raros trastornos de la coagulación de la sangre, sobre todo en los jóvenes.

Después de que la Agencia Europea del Medicamento concluyera que los beneficios de la vacuna eran mayores que los riesgos, la reanudó al mes siguiente con la recomendación de que la vacuna se utilizara idealmente para los mayores de 60 años.

Sin embargo, como el gobierno de Mario Draghi quería intensificar su campaña de inmunización, algunas zonas italianas celebraron “jornadas de puertas abiertas” en las que se administró la vacuna de AstraZeneca a cualquier persona mayor de 18 años.

Kathy Vittetoe – BLes.com