Redacción BLes– Según una denuncia penal federal, ocho habitantes de Brooklyn, Distrito de Nueva York, EE. UU., cosecharon 2 millones de dólares en fondos de ayuda por el virus PCCh (Partido Comunista Chino) o COVID-19 presentando cientos de solicitudes de desempleo falsas a nombre de otras personas.

Seis sospechosos fueron detenidos el martes 18 de mayo y procesados por un cargo de fraude: Bryan Abraham de 18 años, Ángel Cabrera de 18 años, Seth Golding de 18 años, Gianni Stewart de 19 años, Carlos Vásquez de 20 años y André Ruddock de 25 años.

Otros dos, Johan Santos, de 19 años, y Armani Miller, de 24, siguen en libertad, según el New York Post.

En el Estado de Nueva York, hay dos formas principales de solicitar el seguro de desempleo (UI) -a través del sitio web del Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York (NYDOL)- o a través del centro de llamadas del NYDOL.

“Para presentar una solicitud, el solicitante debía proporcionar cierta información, como el nombre, la fecha de nacimiento, el número de la Seguridad Social y la información sobre el empleo. Si la solicitud era aceptada, el solicitante también debía establecer, semanalmente, su derecho a las prestaciones de desempleo. El reclamante completaba esta recertificación respondiendo a una serie de preguntas, ya sea en línea o por teléfono”, según consta en la denuncia.

“El Departamento de Trabajo de Nueva York, a través de KeyBank National Association (“KeyBank”), podía emitir una tarjeta de débito en la que se podían precargar y/o acreditar las prestaciones del UI de forma continua”.

Le recomendamos: Los MÍTINES MAGA YA TIENEN FECHA

Ad will display in 09 seconds

La denuncia sugería que estos hombres se habían aprovechado del programa de asistencia a la pandemia para “presentar fraudulentamente solicitudes de subsidio de desempleo utilizando los datos de identificación personal de terceras víctimas” para recibir los fondos del subsidio de desempleo.

Se desconoce el método que supuestamente utilizaba el grupo para robar los datos de las víctimas.

Según los federales, las estafas comenzaron en junio de 2020 y continuaron hasta el mes pasado.

Tras ingresar el dinero mal habido en sus cuentas bancarias, retiraban el dinero en sucursales de Brooklyn y Queens.

Se les encontró más de 100 tarjetas de débito de Main Bank a nombre de otras personas, que utilizaron para hacer retiros masivos de cajeros automáticos de Capital One en Flatlands y en diferentes lugares del este de Queens.

Un vídeo de vigilancia captó a algunos de ellos retirando dinero de los cajeros automáticos del banco.

Los registros de Capital One y KeyBank revelaron que Ángel Cabrera y Carlos Vásquez habían utilizado dos tarjetas de débito de KeyBank emitidas a nombre de terceros para retirar casi 2.000 dólares. (Servicio de Inspección Postal de los Estados Unidos)
Los registros de Capital One y KeyBank reflejan que Armani Miller hizo retiros de dos tarjetas de débito de KeyBank, por un total de casi 3.000 dólares. (Servicio de Inspección Postal de los Estados Unidos)

“En total, el esquema resultó en una pérdida real de aproximadamente 2 millones de dólares en beneficios de UI distribuidos a los acusados y otros, y una pérdida prevista de aproximadamente 5 millones de dólares en beneficios de UI”, dice la denuncia.

Los registros judiciales también mostraron que cuatro de los presuntos ladrones se jactaron de su riqueza en las redes sociales, compartiendo fotos de sí mismos con grandes sumas de dinero.

“Nunca hay excusa para cometer un fraude a sabiendas y robar de un sistema que fue diseñado para ayudar a los neoyorquinos en un momento de necesidad”, dijo la comisionada estatal de Trabajo, Roberta Reardon.

“Sin embargo, es aún más despreciable cuando estos ladrones roban un salvavidas a los neoyorquinos en medio de una pandemia de salud pública. No tenemos tolerancia con los delincuentes, y si infringen la ley, tendrán que rendir cuentas”, añadió.

Amelia Jones – BLes.com