Las detenciones de inmigrantes ilegales en la frontera suroeste en enero aumentaron drásticamente en comparación con la misma época del año pasado. Los expertos predicen que en 2019 se producirá un aumento general de las detenciones de inmigrantes ilegales.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés), una agencia del Departamento de Seguridad Nacional, reportó un total de 47,893 detenciones de migrantes ilegales en enero en la frontera suroeste, la región más activa de la frontera entre Estados Unidos y México. La cifra marcó un aumento de casi 22.000 arrestos, o el 84 por ciento, desde enero de 2018.

El enorme aumento podría sugerir que más inmigrantes ilegales intentarán cruzar la frontera México-Estados Unidos en 2019 de lo que se había anticipado originalmente.

Princeton Policy Advisors, un grupo que analiza las tendencias de inmigración, actualmente pronostica 606.000 detenciones para todo el año, pero dejó la puerta abierta para aumentar esta proyección.

“Las cifras de enero aún no justifican una revisión al alza en nuestro pronóstico de 606.000 detenciones en 2019. Pero estamos al tanto”, dijo Steven Kopits, presidente de Princeton Policy Advisors, a Washington Examiner. “Abróchense los cinturones: 2019 podría ser un viaje salvaje en la frontera suroeste”.

En efecto, las cifras de enero reflejan una tendencia creciente de detenciones en la frontera México-Estados Unidos.

Casi 467.000 detenciones tuvieron lugar en la frontera sur de Estados Unidos en 2018, más que en cualquier otro año calendario desde al menos 2012, según un análisis del Pew Research Center. El aumento en los arrestos fue encabezado en gran parte por familias de inmigrantes que intentaban llegar ilegalmente a los Estados Unidos a finales de 2018.

Aunque el aumento de las aprehensiones puede ser indicativo de un mayor número de migrantes que intentan entrar en Estados Unidos, las cifras también reflejan la evolución de la estrategia entre los migrantes ilegales.

Muchos inmigrantes ilegales llegan a la frontera con la intención de ser atrapados por la patrulla fronteriza, donde pueden presentar una solicitud de asilo. Los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS), por ejemplo, registraron 78,564 solicitudes de asilo en 2017, un aumento enorme en comparación con las 13,880 solicitudes hechas en 2012.

“Recuerde, el problema ahora mismo no es que la gente cruce la frontera ilegalmente. Es gente que se presenta a los agentes de la patrulla fronteriza, gente que quiere ser detenida para poder presentar una -poco seria- solicitud de asilo”, dijo RJ Hauman, director de relaciones gubernamentales de la Federación para la Reforma Migratoria Estadounidense, a la Fundación Daily Caller News. “Saben que no tenemos el espacio de detención, así que los liberamos en el interior del país”.

Jason Hopkins – Daily Caller News Foundation

Ir a la portada de BLes.

Temas: Categorías: América EE. UU.

Video Destacados