Un hospital de Boston impide que una persona sin estar vacunada reciba un órgano porque “tiene riesgo de contraer COVID-19 en el posoperatorio”.

Un padre de dos hijos de 31 años que estaba gravemente enfermo fue eliminado del primer puesto de la lista de donantes para un trasplante de corazón en un hospital de Boston, Massachusetts, porque no tenía ninguna dosis de la vacuna contra el COVID. 

DJ Ferguson tiene una afección cardíaca hereditaria que hace que sus pulmones y su corazón se llenen de sangre y fluidos, y su médico ordenó un transplante de corazón de urgencia para salvarle la vida, por lo que fue puesto en el primer lugar de la lista de su Estado.

Sin embargo, cuando sus datos llegaron al Brigham and Women’s Hospital, un hospital docente de la Facultad de Medicina de Harvard, se le negó el trasplante de órganos por figurar como no vacunado.

El hospital dijo que eliminó a Ferguson de la lista porque todos los receptores de trasplantes “tienen que estar vacunados” para “crear tanto la mejor oportunidad para una operación exitosa como también la supervivencia del paciente después del trasplante”. En otras palabras, como se puede agarrar Covid-19 en el hospital en el pos-operatorio, el instituto de salud decidió dejarlo sin el transplante y su vida pende de un hilo.

El padre de Ferguson, David, dijo que su hijo “no cree” en esta vacuna, y sus médicos personales le dijeron que dados sus problemas cardíacos, al menos antes del transplante, no le recomiendan darse la vacuna contra el Covid.

Creo que mi hijo está peleando con mucho coraje y tiene integridad y principios en los que realmente cree y eso me hace respetarlo aún más… Es su cuerpo“, aseguró.

“Es una política que están aplicando y, como no recibirá la inyección, lo sacaron de la lista de trasplantes de corazón”, dijo el padre de Ferguson, David, a CBS Boston.
“Es una política que están aplicando y, como no recibirá la inyección, lo sacaron de la lista de trasplantes de corazón”, dijo el padre de Ferguson, a CBS Boston. (Imagen captura de pantalla CBS)

El hospital tiene una lista de protocolos para candidatos a trasplante que incluye la prohibición personas que fuman y beben alcohol de manera abusiva, pero por ahora no exije vacuna COVID, pero desde las autoridades de la institución aseguran que están en proceso de incluirla oficialmente.

La familia de Ferguson quiere trasladarlo a otro hospital, pero su esposa dijo que está demasiado débil para moverse, y el mismo hospital no recomienda hacer el viaje, por lo que prácticamente está destinado a morir.

El Dr. Arthur Caplan, director de Ética Médica de la Facultad de Medicina Grossman de la NYU, le dijo a CBS Boston, el medio que publicó originalmente la noticia, que la vacunación se ha convertido en un requisito para los receptores de trasplantes porque, después de recibir un nuevo órgano, el sistema inmunitario de los pacientes se deteriora por varias semanas.

“La gripe podría matarte, un resfriado podría matarte, el COVID podría matarte. Los órganos son escasos, no los vamos a distribuir a alguien que tiene pocas posibilidades de vivir cuando otros que están vacunados tienen más posibilidades de sobrevivir después de la cirugía“, explicó.

Otros casos

Ferguson no es el primer paciente que necesita un trasplante al que se le ha negado debido a no estar vacunado. En octubre, Leilani Lutali de Colorado, de 56 años, fue eliminada de la lista de trasplantes en un hospital de la Universidad de Colorado porque tanto ella como su donante de riñón Jaimee Fougner, de 45 años, no habían recibido la vacuna contra el COVID-19. 

Sin embargo, en su caso, el Estado de Colorado le permitió a la pareja colocarse en una lista para aquellos que “no cumplen el requisito de estar vacunados contra el COVID-19”, aunque todavía no se concretó el transplante.

Otro caso paradigmático fue el de Mike Ganin, un hombre de Ohio que sí está vacunado contra el COVID, pero se le negó un trasplante de riñón en octubre pasado porque su donante no había recibido la vacuna. Ganin pidió que se le permita recibir el órgano de todas maneras, pero por ahora no el pedido fue denegado.

No quiero ponerme la vacuna. Tengo razones: médicas, religiosas y también de libertad”, dijo la donante, Sue George, a WKYC. Por lo tanto, Ganin sigue hasta el día de hoy esperando otro donante.

Hay más casos de este estilo. En Nueva York, se está cambiando el orden de prioridades de trasplantes no por urgencia médica si no por estado de vacunación y raza. El gobierno de la demócrata Kathy Hochul determinó que las personas afroamericanas vacunadas contra el COVID tengan prioridad a la hora de recibir trasplantes.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.