Redacción BLes– El Departamento de Comercio de Estados Unidos emitió una orden este 23 de agosto para eliminar los permisos de exportación de 7 empresas y entidades académicas chinas por razones de seguridad nacional y política exterior.

Las empresas y entidades chinas están relacionadas con la investigación aeroespacial en Estados Unidos. Según un informe publicado en el Registro Federal, esta es la lista de entidades excluidas:

  1. China Aerospace Science and Technology Corporation (CASC) 9th Academy 771 Research Institute
  2. China Aerospace Science and Technology Corporation (CASC) 9th Academy 772 Research Institute
  3. China Academy of Space Technology 502 Research Institute
  4. China Academy of Space Technology 513 Research Institute
  5. China Electronics Technology Group Corporation 43 Research Institute
  6. China Electronics Technology Group Corporation 58 Research Institute
  7. Zhuhai Orbita Control Systems

El Departamento de Comercio de EE. UU. dio a conocer en un comunicado oficial que la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China, la Academia de Tecnología Espacial de China y la Corporación de Tecnología Electrónica de China tienen vínculos estrechos con el régimen comunista y que estas entidades “obtienen e intentan adquirir productos de origen estadounidense en apoyo de las fuerzas armadas de China en pos de la modernización de su ejército”.

Con estas nuevas adiciones a la lista negra, la exclusión de empresas e instituciones chinas suman 600 entidades, con más de 100 agregadas durante la Administración Biden.

“Las tecnologías estadounidenses que respaldan las actividades espaciales y aeroespaciales no deben utilizarse para apoyar la modernización militar de la República Popular de China. Estamos vigilando constantemente estos sectores en busca de pruebas de filtraciones”, dijo el Subsecretario de Comercio para la Industria y la Seguridad, Alan Estevez.

Además, el Departamento de Comercio agregó a la lista negra 31 entidades de Rusia, los Emiratos Árabes Unidos, Lituania, Pakistán, Singapur, el Reino Unido, Uzbekistán y Vietnam.

Más compañías chinas implicadas

Según la información públicamente disponible, dos entidades que fueron incluidas en la lista negra, la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China y China Technology Group, forman parte de las diez principales corporaciones militares del partido comunista chino.

Estas diez corporaciones militares están financiadas y administradas directamente por el Consejo de Estado de China, asumen las funciones de producción y operación de los principales proyectos de construcción de defensa nacional de China, como también la investigación y producción científica de defensa nacional, proporcionando al ejército chino diversas armas y desarrollo de equipos, actividades de producción y operación.

Según el sitio web de la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China (CASC), esta entidad se estableció en forma independiente en 1999 y sus orígenes se remontan a 1956 cuando el Ministerio de Defensa Nacional creó la antigua Corporación Aeroespacial de China. La CASC es el principal contratista del Programa Espacial Chino. Se dedica principalmente al desarrollo de tecnología aeroespacial, como vehículos de lanzamiento, varios satélites, naves espaciales, sondas espaciales y estaciones espaciales, así como misiles estratégicos y tácticos para servicios de investigación, diseño, producción, prueba y lanzamiento de sistemas de armamento.

En noviembre de 2020, el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, emitió una orden ejecutiva que prohibía que las empresas y los individuos de los EE. UU. tuvieran en su poder acciones de empresas que el Departamento de Defensa de los Estados Unidos haya catalogado como vinculadas al Ejército Popular de Liberación, lo cual incluía a la CASC.

“China está explotando cada vez más el capital de Estados Unidos para dotar de recursos y permitir el desarrollo y la modernización de sus aparatos militares, de inteligencia y de seguridad, lo que sigue permitiendo a China amenazar directamente el territorio nacional de Estados Unidos y a las fuerzas estadounidenses en el extranjero, incluso mediante el desarrollo y el despliegue de armas de destrucción masiva, de armas convencionales avanzadas y de acciones malintencionadas con medios cibernéticos contra Estados Unidos y su pueblo”; decía la orden publicada por la Casa Blanca.

A mediados de este año, la Administración Biden agregó a 5 compañías chinas en la lista negra de comercio exterior por sus vínculos con el gobierno ruso, supuestamente por colaborar con las fuerzas armadas rusas. Estas empresas son Connec Electronic Ltd., World Jetta con sede en Hong Kong, Logistics Limited, King Pai Technology Co. y Winninc Electronic.

El Departamento de Comercio también acusó al mayor fabricante de alambres y cables de China, Far East Cable, de violar las normas de exportación y de colaborar con el envío de equipamiento de la compañía china ZTE al régimen de Irán.

Las acusaciones a Far East Cable resultaron de una investigación abierta sobre ZTE, una empresa china de equipos de telecomunicaciones, en 2012. ZTE llegó finalmente a una serie de acuerdos con el gobierno de Estados Unidos y admitió haber violado las normas de control de las exportaciones y las sanciones a Irán.

Las investigaciones revelaron en 2014 que Far East Cable tomó los contratos de ZTE, actuó como intermediario y entregó tecnologías estadounidenses a Irán con el fin de encubrir el papel de ZTE en las transacciones.

Compañías chinas adquieren tierras estadounidenses

La firma china Fufeng Group compró 300 acres de terreno en Dakota del Norte, justo a una distancia de 20 minutos de una base de las Fuerzas Aéreas estadounidenses que custodia tecnología sensible para aviones no tripulados.

Recientemente, un reporte de CNN informó que Huawei, la compañía china de telecomunicaciones, compró unos terrenos cercanos a una base militar estadounidense donde emplazó una torre de telecomunicaciones, capaz de interferir las comunicaciones internas del ejército norteamericano.

Una investigación del FBI concluyó que el equipo instalado en las torres de telecomunicación de Huawei efectivamente podía capturar e interrumpir comunicaciones altamente confidenciales del Departamento de Defensa, incluidas las utilizadas por el Comando Estratégico de EE. UU., que supervisa las armas nucleares del país.

En este sentido, la Comisión Federal de Comunicaciones prohibió el uso de equipos Huawei y de otras marcas chinas, ordenando el desmantelamiento de todas las instalaciones en Estados Unidos.

En 2020, el Congreso aprobó un presupuesto de $ 1,9 mil millones de dólares para eliminar los equipos de Huawei y ZTE de fabricación china en las zonas rurales de Estados Unidos. 

Gabriela Serrentino –Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.