Redacción BLesEl secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, instó al régimen comunista chino a “actuar con responsabilidad”, ante la inminente amenaza que representa para el mercado de acciones el riesgo de quiebra del gigante inmobiliario Evergrande.

“China tiene que tomar decisiones económicas soberanas para sí misma, pero también sabemos que lo que hace China económicamente va a tener profundas ramificaciones, profundos efectos, en literalmente todo el mundo porque todas nuestras economías están muy entrelazadas”, expresó Blinken en una entrevista con Bloomberg el 6 de septiembre. 

Y agregó: “Así que, ciertamente, cuando se trata de algo que podría tener un gran impacto en la economía china, esperamos que China actúe de forma responsable y afronte eficazmente cualquier desafío”.

Los inversores temen que Evergrande Group, que tiene una deuda de 425.000 millones de dólares, quiebre, aunque  aún no se ha declarado en suspensión de pagos, a pesar de haber incumplido obligaciones de cientos de millones de dólares. 

Los economistas afirman que si Evergrande incumple, Beijing puede evitar una mayor crisis crediticia, pero no quiere rescatar a la empresa ni a sus acreedores, y al parecer Blinken estaría presionando para que el Partido Comunista de China (PCCh) se haga cargo e impida repercusiones graves al sistema financiero estadounidense. 

“Evergrande cuenta con grandes empresas internacionales entre sus inversores, incluidas Allianz, Ashmore y BlackRock. Es probable que un incumplimiento tenga efectos indirectos en los mercados globales, donde muchos inversores han anticipado históricamente el apoyo del gobierno chino en momentos de angustia”, señaló Financial Times el mes pasado. 

El régimen tendría que estudiar la conveniencia de inyectar liquidez en la empresa para rescatarla del colapso, con el riesgo de que haya que hacer lo mismo con otras muchas empresas en todo el país.

La otra alternativa es dejar que Evergrande colapse y que la misma economía haga el ajuste necesario para liberar los recursos mal invertidos, lo que sería una mala noticia para los inversores de EE. UU. 

De hecho, la crisis del sector financiero chino se agrava cada día más. Ahora otra gran empresa inmobiliaria, Fantasia, fue declarada en impago o casi impago por Fitch Ratings, S&P Global Ratings y Moody’s Investors Service, de acuerdo con South China Morning Post. 

La promotora inmobiliaria Fantasia, con sede en Shenzhen no pudo devolver 205,7 millones de dólares adeudados, como parte de una financiación de 500 millones de dólares que tomó en septiembre de 2016.

“El impago del bono en dólares de octubre de 2021 de Fantasia desencadenó eventos de incumplimiento en las otras notas en dólares de la compañía, que serán inmediatamente exigibles y pagaderas si el fideicomisario de los bonos o los tenedores de al menos el 25% en la cantidad principal agregada de las notas en el extranjero lo declaran”, explicaron analistas de Fitch.

Las transacciones con acciones de Fantasia están suspendidas en Hong Kong desde el 29 de septiembre y ya habían perdido un tercio de su valor desde el 22 de julio.

Por otro lado, la situación entre Estados Unidos y el PCCh se hace cada vez más tensa dadas las masivas incursiones de aviones de guerra que surcan los cielos de Taiwán, en lo que pareciera el preludio de la invasión que ha prometido el régimen comunista.

En este sentido, la agencia de noticias controlada por PCCh emitió advertencias hostiles a los países que quisieran interferir. “No sigan jugando con fuego”, escribió el 4 de octubre el medio Global Times.

Una vez más, la agencia de noticias se escudó en las amenazas de guerra para que las naciones dejaran de apoyar a Taiwán. La misma estrategia la aplicaron cuando Estados Unidos quiso investigar el origen del virus COVID-19.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.