El exoficial de la CIA y experto en contrainteligencia, Kevin Shipp, señala como un síntoma de pánico por parte del ‘estado profundo’ el editorial del Procurador General de la Administración de Obama (AG, por la sigla en inglés) Eric Holder, escrito para el Washington Post.

Eric Holder ataca al actual AG William Barr y al fiscal John Durham, lo que para Shipp resulta “muy significativo”, siendo que en su época Holder fue llamado el “copiloto” de Obama, según dijo en una entrevista para USAwatchdog.

En el análisis de Shipp las declaraciones del AG Barr en desacuerdo con algunas partes del informe del Inspector General (IG) Michael Horowitz, son el preludio de las posibles acusaciones que se avecinan y que indagarían en el ‘estado profundo’.

“John Brennan, ex director de la CIA de la Administración Obama, será el primero de la lista”, opinó Shipp, en la misma entrevista.

En particular Shipp se refirió a las irregularidades cometidas por el FBI durante la investigación promovida por los demócratas acerca de la falsa colusión con Rusia, de la que se acusó al entonces candidato Donald Trump.

En el fondo de todo el engaño se trataba de ocultar el problema mucho mayor de la deuda externa, que le fue transferido al ahora presidente estadounidense Donald Trump, de acuerdo con Shipp.

“Trump heredó un monstruo financiero que no fue obra suya. Cuando juró su cargo, ya existía”, dijo Shipp.

“Es muy grave, y creo que ahora o muy pronto el gobierno de Estados Unidos no podrá pagar los intereses de la deuda nacional, y mucho menos la deuda en sí”, agregó Shipp, para quien podría estar acercándose una recesión financiera.

Con respecto a quiénes más podrían ser acusados, de acuerdo con las fallas detalladas en el informe presentado por Horowitz, además del ex director de la CIA John Brennan estaría vinculado el ex director de Inteligencia Nacional James Clapper.

Asimismo, podría ser acusado, entre otros, algún representante de la campaña de Hillary Clinton o del Comité Nacional Demócrata que pudiera estar al tanto de las actividades internas del Departamento de Justicia o del FBI, relacionadas con la obtención de órdenes de detención a través de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA, por la sigla en inglés) durante la campaña de 2016.

José Ignacio Hermosa – BLes

[súmate a nuestro grupo “Latinos por Trump” y déjanos tu opinión]

Te puede interesar: Trump se enfrenta a China en comercio y derechos humanos

videoinfo__video2.bles.com||5bdca3a8f__

Ad will display in 09 seconds