Redacción BLes– La gerente de Recursos Humanos de la BBC, Melanie Briggs, ha desatado una fuerte polémica por publicar una serie de comentarios de extrema izquierda cargados de violencia en Twitter, incluso deseando que el presidente Donald Trump estuviera muerto. 

El periódico The Sun notificó el domingo sobre las publicaciones de Briggs y luego muchas fueron eliminadas. En 2017 compartió un mensaje que decía del presidente Donald Trump: “Por favor, tenga un infarto masivo y muera antes de matar a todos los demás, loco y estúpido hombre.”

Tal lo reportado por The Sun se descubrió que Briggs retuiteó mensajes de cuentas socialistas, expresó su apoyo al exlíder laborista de extrema izquierda Jeremy Corbyn e insultó con desprecio al actor británico conservador Laurence Fox.

Una fuente de la BBC le dijo al periódico The Sun al respecto de las publicaciones realizadas por Briggs: “Esto es muy inapropiado. Ella ocupa un puesto de alto nivel en recursos humanos y constantemente dice palabrotas utilizando el peor lenguaje y publica abiertamente sus opiniones políticas. El momento no podría ser peor. Es justo después de que el nuevo líder expresó que no quería que los empleados fueran abiertamente políticos. Y esto es mucho peor que eso”.

“Los tweets son indignantes. Desear a alguien muerto es espantoso. Va en contra de los valores y políticas de la BBC en los que RRHH debe participar”, agregó la fuente.

Los mensajes de Melanie Briggs no fueron simples opiniones sobre cuestiones polémicas. También utilizó su popularidad para incentivar por medio de las redes sociales a los activistas de izquierda que salieran a manifestarse a las calles si el primer ministro, Boris Johnson, aprobaba el Brexit.

En otra nota The Sun reportó que el nuevo director general de la BBC, Tim Davie, utilizó su primer discurso durante la semana pasada para advertir al personal de la corporación  “amantes de las redes sociales” que mantuvieran sus opiniones en privado. Davie fue tajante cuando le advirtió a los oyentes que si deseaban ser “activistas partidistas” no deberían trabajar para la emisora.

El nuevo jefe de 53 años agregó: “Para ser claros, no se trata de abandonar valores democráticos como defender un debate justo o aborrecer el racismo. Pero se trata de estar libre de prejuicios políticos, guiados por la búsqueda de la verdad, no por una agenda en particular.”

Por último también aceptó que aquellos que opten por ser columnistas obstinados o activistas partidarios en las redes sociales son libres de hacerlo, pero sugirió que no deberían trabajar en la BBC.

El discurso del nuevo director de la BBC se da en medio de las fuertes críticas que está recibiendo el multimedio por el evidente sesgo izquierdista que viene desarrollando durante los últimos años. 

Según reportó Breit Bar, una encuesta de 2019 realizada por Norstat reveló que casi dos tercios del público británico asegura que la BBC está sesgada en su discurso informativo. Y entre otras tendencias impuestas, ha realizado una fuerte campaña durante todo el proceso político, impulsando y desarrollando la ideología anti Brexit.

Andrés Vacca-BLes.com