Mientras continúa el debate sobre si en las elecciones presidenciales de noviembre se va a permitir el voto por correo postal, en las elecciones primarias de Nueva York uno de cada cuatro votos por correo fue anulado.

Redacción BLes– Según una nota del NYPost, la Junta Electoral de Nueva York comunicó que más de 84 mil boletas (el 25% del total)  enviadas por correo postal en las elecciones primarias de la ciudad fueron anuladas. Eso implica que 84 mil personas vieron frustrado su derecho al voto. 

La Junta Electoral de Nueva York recibió 403.103 boletas por correo para las primarias presidenciales demócratas del 23 de junio. Pero los resultados publicados en el sitio oficial fueron solo 318.995.

Eso significa que no se contaron o invalidaron 84,108 votos. Prácticamente uno de cada cuatro sobres de votación por correo fue descalificado. Principalmente las causas de impugnación fueron la llegada fuera de término de los sobres, la ausencia de la firma del votante o falta de sellos de seguridad.

El voto por correo fue estimulado por el gobierno estatal como medida para evitar que los votantes tengan que ir a las urnas y entrar en contacto con gente durante la pandemia provocada por el virus del PCCh.

Incluso el gobernador Andrew Cuomo firmó una orden ejecutiva para facilitar el voto por correo o en ausencia. El Estado también financió la iniciativa al proporcionar sobres prepagos para que los votantes envíen las boletas por correo.

La alta tasa de invalidación proporciona más pruebas de que los funcionarios electorales y el Servicio Postal no estaban preparados para manejar y procesar la avalancha de boletas por correo recibidas por los votantes que habían sido alentados a hacerlo.

“Una tasa de anulación del 26 por ciento es asombrosa. Es muy preocupante”, dijo Arthur Schwartz, quien representó a varios candidatos en una demanda federal que alega que los votantes estaban privados de sus derechos sobre el manejo de las boletas por parte de la Junta Electoral y el Servicio Postal, según informó Fox News.

Esta situación despertó nuevamente el debate sobre las elecciones presidenciales de noviembre. En general los demócratas son defensores del voto por correo postal, usando el pretexto de que en tiempos de pandemia significa un riesgo provocar que la gente se aglomere en espacios reducidos por tener que ir a votar. 

La administración Trump se opone firmemente, incluso, el propio presidente llegó a insinuar la posibilidad de extender las elecciones de ser necesario, argumentando lo endeble que es el sistema postal en Estados Unidos, lo que generaría que se extravíen enormes cantidades de votos e incluso se puedan desarrollar elecciones fraudulentas. 

Hace 10 días en su cuenta de Twitter el presidente Trump dijo al respecto de las elecciones primarias de Nueva York: “La votación por correo de Nueva York está en un estado desastroso. Los votos de hace muchas semanas han desaparecido, un desastre total. No tienen ni idea de lo que está pasando. Es una elección fraudulenta. Ya se los dije. Lo mismo sucedería, pero a escala masiva, con Estados Unidos”.

Andrés Vacca-BLes.com